Halcón robótico para alejar aves de los aeropuertos

Redacción/CDMX

Los impactos con aves son un grave problema para los aviones, costándole a la industria millones de dólares y muertes de miles de animales cada año. 

Una nueva investigación muestra que, una imitación robótica de un halcón peregrino podría ser una forma efectiva de mantenerlos fuera de las rutas de vuelo.

Alrededor del mundo, los llamados choques con aves cuestan a la aviación civil casi mil 400 millones de dólares estadounidenses al año.

Es por esto que los aeropuertos dependen de una variedad de disuasivos diseñados para ahuyentarlos, como pirotecnia ruidosa o altavoces que reproducen llamadas de alerta de especies comunes.

Charlotte Hemelrijk, profesora de la facultad de ciencias e ingeniería de la Universidad de Groningen, menciona:

En los Países Bajos,  los halcones vivos o los láseres cegadores también se usan a veces para dispersar las bandadas, pero esto es controvertido ya que puede dañar a los animales, y mantener y entrenar halcones no es barato.

En un esfuerzo por encontrar una solución más práctica y duradera, Hemelrijk y sus colegas diseñaron un halcón peregrino robótico que se puede usar para ahuyentar a las bandadas de los aeropuertos.

 El dispositivo tiene el mismo tamaño y forma que un halcón real, y su cuerpo tanto de fibra de vidrio como de carbono ha sido pintado para imitar las marcas de su contraparte de la vida real.

En lugar de aletear como un pájaro, el RobotFalcon vuela con dos pequeñas hélices que funcionan con baterías en sus alas, lo que le permite viajar a unas 30 millas por hora durante hasta 15 minutos a la vez.

Un operador humano controla la máquina de forma remota desde una perspectiva de ojo de halcón a través de una cámara colocada sobre la cabeza del robot.

Por consiguiente, en un artículo publicado en el Journal of the Royal Society Interface, el equipo demostró que el RobotFalcon limpiaba los campos de aves de forma más rápida y eficaz que un dron.

También mantuvo a las aves alejadas de los campos por más tiempo.

“La forma de reaccionar ante el RobotFalcon es muy similar a la del halcón real”, dice Hemelrijk. “Los pájaros no lo distinguen de un halcón real, al parecer”.

Aunque finalmente, la profesora destaca que la automatización del RobotFalcon probablemente no sea factible, tanto por las estrictas regulaciones sobre el uso de drones autónomos cerca de los aeropuertos como por la gran complejidad técnica. 

Pero considera que el halcón robótico podría ser una adición útil a su arsenal.

(Con información de IEEE SPECTRUM)