Resiliencia ciudadana

La plataforma global 6 Degrees ha desarrollado este proyecto que busca contrarrestar el efecto del mal manejo de la información y de las fake news 

Ciudad de México (N22/Redacción).- Entre el 70% y el 80% de los datos y la información que circula a diario por internet y las redes sociales, es falsa. Lo que ha provocado no solo grandes confusiones, también un mal uso del lenguaje que está manipulado por quienes difunden esa información. El Instituto de Ciudadanía Canadiense (ICC, por sus siglas en inglés) entre sus diversas actividades, inauguró en 2016 la plataforma 6 Degrees, un foro global donde continuamente se conversa sobre temas como ciudadanía, inmigración, inclusión y diversidad en el siglo XXI. Esta propuesta multidisciplinaria que ha tenido eco en ciudades como Nueva York, Berlín, Sidney y, desde noviembre pasado, la Ciudad de México, entre otras urbes, comparte a través de sus cuentas oficiales de Twitter, Facebook, Instagram, así como en su página electrónica, extractos de las charlas de los oradores participantes en los foros celebrados. 

A principios de este año fue lanzado como uno de sus ejes temáticos, el Proyecto Resiliencia Ciudadana, con la intención de que quienes participan en esta plataforma tengan mayores herramientas para resistir a la información falsa. Hoy, con la crisis global que se vive en torno al COVID-19, es de suma importancia enfrentar a esas fuerzas políticas y económicas que encuentran en este cambio de paradigma, un terreno fértil para sembrar información falsa. Y dado que la discusión de 6 Degrees se lleva a cabo en línea, la primera falsedad que hay que enfrentar es que por internet no se discuten temas de aquellas personas que no tienen esta tecnología. Aunque hoy hay más usuarios de esta herramienta, aún faltan millones de personas en el planeta que no están representados en los datos ni en la información que circula en la red.

La propuesta es permitir en nuestros espacios de discusión la mayor diversidad y representación de los sectores sociales existentes y un mejor uso del lenguaje. Al no hacerlo, sin darnos cuenta, no sólo afectamos a quienes ignoramos, también nos afectamos a nosotros mismos al no tener una visión más amplia que nos permita ubicarnos en nuestros propios contextos. Son esos vacíos, el terreno fértil para la mentira y la falsedad, sobre todo cuando no se profundiza en los temas discutidos y todo queda en la superficie, en la simplificación de los contenidos. 

Se ha visto estos días cómo representantes de grupos políticos, de diferentes partes del mundo, han utilizado la crisis sanitaria como pretexto para endurecer sus leyes sobre migración alegando que, son los otros, los que vienen de afuera, quienes traen la enfermedad. Opiniones que endurecen la postura de los racistas y xenófobos y, de nuevo, son los desprotegidos quienes se quedan en el vacío. 

Hace unos días, la ONU, a través de ACNUR (Agencia de la ONU para los refugiados) hacía un llamado a las naciones del orbe a vigilar y proteger los derechos de los refugiados, migrantes y desplazados que, bajo la pandemia, nadie piensa en ellos. En donde se encuentran, que son en diversas partes del todo el mundo, a veces ni siquiera tienen agua para lavarse las manos, menos para seguir los protocolos para evitar la infección.  

Hace poco, en 6 Degrees Berlín, se habló de la resiliencia, ahí participó como oradora Åsa Wikforss, profesora de Filosofía Teórica de la Universidad de Estocolmo, quien dijo:  «El tipo más peligroso de información falsa es elegir hechos reales fuera de sus contextos […] El odio puede enmascararse como información. Por eso es importante tener en cuenta el contexto, la fuente y la agenda al leer contenido en línea.»

Si seguimos la información que a diario dan en México “opinólogos”, comunicadores, algunos periodistas y reporteros, voceros de políticos y de los sectores económicos, pareciera que apoyan o denuestan a la actual administración federal sin ninguno atender las necesidades reales de los ciudadanos. 

Los contenidos de 6 Degrees pueden seguirse en su página electrónica, así como en sus cuentas oficiales en redes sociales. Para los interesados, es posible participar de la discusión en línea