“Parasitage. Ruidos negros”

Una decena de fuentes sonoras distintas donde más de la mitad están en lenguas vernáculas; diez artistas hablan de tergiversación y de destinos incongruentes e incluso inesperados

Ciudad de México (N22/Ohmar Vera).- El Museo de Arte Carrillo Gil presenta la exposición Parasitage. Ruidos negros, con la coordinación curatorial de Michel Blancsubé. La muestra reúne obra creada durante 18 meses por diez artistas becarios del programa BBVA-MACG.

«La voluntad de este asociación entre BBVA y el Museo de Arte Carrillo Gil, que existe desde hace doce años, fue el de impulsar a artistas jóvenes, emergentes y darle un impulso y más visibilidad a su creación y preparar el futuro: trabajar por una nueva generación de artistas en el país», dijo Blancsubé, curador invitado.

Durante año y medio el curador francés acompañó a los becarios estimulando un constante diálogo entre los diez artistas y un grupo de mentores.

«Fue durante un año y medio estar dialogando con nueve artistas más y tres tutores; que permite el intercambio fluido que igual pasa de manera orgánica en el mundo de las artes, pero que cuando de repente tienes un plataforma que facilita eso, pasan cosas interesantes», comentó Víctor del Moral Rivera, artista visual y escritor.

La beca se traduce en seminarios, talleres, encuentros, asesorías curatoriales, residencias y viajes de estudio, entre otros.

«Mi trabajo parte de la investigación de la lengua y cultura ayuuk o mije de Oaxaca a través de distintos soportes artísticos, como una instalación sonora», Octavio Aguilar, artista visual.

Para el artista visual Erik Tlaseca, el trabajo que aquí se muestra, «es una serie de colaboraciones que hice con una familia de tejedores de palma, fueron pequeñas residencias que hice durante todo el periodo de la beca, hicimos tres trajes o segundas pieles.»

La exposición, que finalizará el 3 de mayo, contará con actividades paralelas en donde los artistas, curadores y expertos profundizarán en los contenidos y contextos de las piezas.

«Creo que si hay un terreno en el que México se desarrolló y logró una visibilidad a nivel internacional, es en el arte contemporáneo. Los artistas mexicanos se exportan muy bien y son grandes manifestaciones del arte contemporáneo en el mainstream.