Bowie, el eterno

A 73 años del nacimiento del imprescindible músico inglés, un vistazo a lo que fue su carrera; hoy ve la luz una nueva versión de “The Man Who Sold the World”

Ciudad de México (N22/Redacción).- Un 8 de enero de 1947, en Brixton, Inglaterra, vio nacer a David Robert Jones, mejor conocido como David Bowie, una de las personalidades que marcaría a generaciones. Dos días después, pero con 69 años de diferencia, Major Tom dejó este mundo. Su legado, por otro lado, permanece.

Rebelde de corazón, a los trece años aprendió a tocar el saxofón y comenzó a tocar en pequeños grupos de rock influenciado por el jazz. Su carrera se caracterizó por las transformaciones y la experimentación, por sus cambios de estilo y de “look” y por utilizar cualquier medio que tuviera a su alcance para desarrollar su actividad creativa: desde la música hasta el teatro, el cine o la pintura.

Fue una figura importante de la música popular durante casi cinco décadas. Bowie es considerado un innovador, en particular por sus trabajos de la década de 1970 y por su peculiar voz, además de la profundidad intelectual de su obra.

Muchos son los que consideran que a partir de la creación de su alter ego, Ziggy Stardust, pudo alcanzar la cima musical, y quizá fue éste quien lo impulso, pero no significa que el talento nunca estuviera ahí. Si bien fueron varios los personajes que decidió crear y encarnar, Ziggy Stardust fue el más emblemático de su carrera. ¿Cómo y por qué?, David lo describía como un extraterrestre bisexual, andrógino, convertido en rockstar, cuya finalidad era confrontar a la humanidad que se encontraba en extinción.

Para la creación de este alter ego, David Bowie se inspiró principalmente en el músico de rock and roll, Vince Taylor, quién se consideraba así mismo una mezcla entre un dios y un extraterrestre. Otra fuente de inspiración fue el músico Legendary Stardust Cowboy, quién es considerado uno de los pioneros del psychobilly y el diseñador de moda Kansai Yamamoto. También tuvo una influencia de sus compañeros y amigos Iggy Pop y Lou Reed, pues uno de los objetivos de David Bowie era crear un personaje con la personalidad de Iggy fusionada con la música de Reed. Sin saberlo, Bowie creó un símbolo, un ser imprescindible en la escena musical del siglo XX.

 «Quizá esté loco, es algo normal en mi familia. Pero siempre he tenido una repulsiva necesidad de ser algo más que un humano. Me siento demasiado exiguo para ser un hombre… Al carajo, quiero ser un superhombre», escribió Bowie cuando publicó su quinto albúm The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars.

¿Por qué sigue siendo eterno?

El día de hoy, a 73 años de su nacimiento y casi cuatro de su fallecimiento, vio la luz la versión inédita de “The Man Who Sold the World” (El hombre que vendió el mundo), que marcara la primera entrega del lanzamiento de Is It Any Wonder un nuevo EP de seis pistas, que incluye el resto de la sesión ChangingNowBowie, que Bowie grabó en noviembre de 1996, y que luego se emitió en la BBC el 8 de enero de 1997, para conmemorar los 50 años del músico. Las próximas cinco canciones llegarán semanalmente a partir del 17 de enero.