El acervo de la fotógrafa Mariana Yampolsky, a resguardo en la Ibero

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

La universidad, que tiene experiencia en el manejo de material documental antiguo, recibió 74 mil negativos y una biblioteca de once mil volúmenes

 

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/03/La-doncella-y-el-toro.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″]

Ciudad de México (N22/Fernando Salinas).- Nacida en Chicago, en 1925, y naturalizada mexicana en 1954, la fotógrafa Mariana Yampolsky nos hereda un reflejo de la vida en México congelado en imágenes a partir de su mirada. Una de las primeras mujeres en integrarse al Taller de Gráfica popular y miembro fundador del Salón de la Plástica. Su obra y legado, tras su fallecimiento en 2002, fue donado a la Universidad Iberoamericana, quien se encarga de su resguardo.

Luis H. Inclán, coordinador de acervos históricos, señala que se recibió una donación que es “por un lado, el legado fotográfico y la obra fotográfica de Mariana Yampolsky, que son cerca de 74 mil negativos; y también su biblioteca personal que consta de once mil volúmenes. Por la parte fotográfica la obra de Mariana Yampolsky es reconocida, sobre todo por la manera en que retrató y captó el México rural, la manera en que también captó a los indígenas mexicanos y la arquitectura, que también era de los temas que le interesaban. Y por el lado bibliográfico recibió y adquirió, a lo largo de toda su vida en México, muchos ejemplares de editoriales mexicanas y extranjeras relacionadas con los temas que a ella le interesaban: antropología, historia, historia del arte, y grabado.”

Además del acervo documental y fotográfico, se expone una muestra que recopila material mostrado previamente en la exposición Mirada que cautiva la mirada, de 2012.  

“Para esta exposición que es parte de los compromisos que adquirimos para difundir la obra de Mariana Yampolsky, se utilizaron materiales que habían sido previamente seleccionados para una muestra que en 2012 se montó en ocasión de los diez años de su fallecimiento. Aquella exposición que se llamó Mirada que cautiva la mirada, tenía una selección muy amplia de su obra; la fundación Mariana Yampolsky, que es quien nos entregó estos materiales, hizo una selección dentro de esa selección.”

El material llegó a las bóvedas de la Universidad Iberoamericana por su experiencia en el manejo de acervo documental antiguo. Este nuevo vistazo al trabajo de Yampolsky permanecerá en exhibición en la institución, hasta la segunda semana de mayo.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]