Sarah Lucas, ¿una provocación normalizada?

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

La artista inglesa regresa a México con Dame Zero, en la galería Kurimanzutto. Vuelve a temas como la sexualidad, la muerte y los vicios para presentar una visión áspera de la realidad humana

[/et_pb_text][et_pb_gallery _builder_version=”3.0.106″ show_title_and_caption=”on” show_pagination=”on” gallery_ids=”31314,31316,31315,31317,31318,31319,31320,31321,31322,31324,31323″ fullwidth=”on” orientation=”landscape” zoom_icon_color=”#1580f6″ hover_overlay_color=”rgba(255,255,255,0.9)” background_layout=”light” pagination_font_size_tablet=”51″ pagination_line_height_tablet=”2″ hover_icon=”%%52%%” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font_size=”11px”]

Toda las imágenes: © Ana León

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Ana León).- La materialización de un epitafio es el punto central de Dame Zero, primera muestra individual en la galería Kurimanzutto, y segunda en México, de la artista inglesa Sarah Lucas. Un auto destrozado en la parte frontal debido a una colisión y tapizado con cigarrillos, las llantas fuera de eje que enmarcan las ondulaciones del metal, hacen un comentario sobre el tiempo, los vicios y la muerte. La obra: Epitaph Bla Bla (2018).

Sarah Lucas no busca un momento de inspiración especial o referentes complejos para desarrollar su trabajo, simplemente sale, vive, charla con amigos, observa el entorno y trata de exprimir la realidad, esa de la que siempre abreva con humor y con ironía. El momento de aislarse, la soledad, sucede cuando lo de afuera ha detonado algo en el interior. Instalaciones, esculturas y fotografías pueblan el cuerpo de obra de esta artista parte de la camada de los llamados artistas jóvenes británicos –entre los que se encuentran Damien Hirst y Tracey Emin–, que en los años noventas cobraron relevancia.

En Dame Zero, Lucas vuelve a muchos de los temas que han caracterizado su obra. En Red Sky (2018), por ejemplo, vemos a la artista velada por el humo del cigarrillo que fuma en una serie de siete fotografías. El fondo rojo y el juego que conforma con la luz y la cabellera hace un nimio guiño a la imagen icónica de Rojo, filme de Krzysztof Kieślowski. Sin embargo, aquí no hay ingenuidad, sino el lado B de aquello que el cineasta polaco quiso evocar a través de la imagen de Irene Jacob, la de Lucas es una visión áspera de la realidad humana.

En esta exhibición, la artista nacida en Londres en 1962, juega con objetos cotidianos y los mezcla con referencias de la cultura mexicana. La relación con el país la inició seis años atrás, cuando montó Nuds (2012), en el Museo Anahuacalli, muestra en la que trabajó en conjunto con diferentes artistas mexicanos, como el Dr. Lakra, durante un mes en Oaxaca; el resultado de ese intercambio se expuso en el dicho museo al sur de la ciudad. Allí ya había desarrollado retratos con cigarrillos de personajes relevantes de la vida cultural de la primera mitad del siglo XX como Frida, Diego y Vlady e incluso de un siglo más atrás, creó un busto de Benito Juárez.

En la actual exhibición la artista continúa, de alguna manera, ese diálogo. Se integran también réplicas de dos esculturas prehispánicas del Museo Nacional de Antropología que tapizó, de nuevo, con cigarrillos, este objeto de placer, “una manera tangible de tomarse el tiempo”, como ha dicho.

En esta constante búsqueda de la afirmación de la existencia, Lucas sigue provocando pero con un lenguaje, por lo menos en esta exhibición, más suave, menos agresivo que en otras ocasiones, aunque permanece provocativo. Del retrete sucio pasa al retrete en acrílico impoluto y en color pastel, de lo cutre a la estética higienizada de la sala de exhibición. Destellos del pasado que aglutina para crear esta experiencia del presente.

[/et_pb_text][et_pb_testimonial _builder_version=”3.0.106″ url_new_window=”off” quote_icon=”on” use_background_color=”on” quote_icon_background_color=”#f5f5f5″ background_layout=”light” quote_icon_color=”#ffffff”]

Realidad. Sarah Lucas y amigos en México, se exhibe como parte de Dame Zero, aunque la proyección del filme de 77 minutos de Julian Simmons, en inglés y sin subtítulos en español, que documenta la estancia de la artista en Oaxaca, en 2012, sólo se podrá ver hasta abril, mientras que la exhibición concluye en mayo. La galería estará cerrada la semana entrante debido a Semana Santa, pero reanudará actividades el 3 de abril.

[/et_pb_testimonial][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]