Una crónica sobre el sismo de septiembre gana el Premio Nacional de Periodismo Gonzo

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Rodrigo Islas Brito es el autor de esta crónica que se centra en cinco poblaciones del Istmo de Tehuantepec

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/03/Hunter_S_Thompson_Pic1_1297867615.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”11″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen:  Hunter S. Thompson, quien inspiró el Premio Nacional de Periodismo Gonzo 

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Nuevo León (N22/Irma Gallo).- Cuando hablamos de periodismo Gonzo el primer referente que nos viene a la cabeza es Hunter S. Thompson. Inspirado en él, el escritor J.M. Servín creó, en 2015, el Premio Nacional de Periodismo Gonzo, que se da a conocer durante la Feria Internacional del Libro de Oaxaca y se premia en la UANLeer, ya que se trata de un esfuerzo conjunto entre Producciones El Salario del Miedo, que dirige el escritor, la Universidad Autónoma de Nuevo León y Editorial Almadía.

J.M. Servín, al frente de Producciones El Salario del Miedo, explica que “la idea, para nosotros, siempre ha sido recuperar y ponderar un periodismo de buen nivel, pero de periodistas, escritores, cronistas, que no precisamente tienen los reflectores y la atención mediática encima. Por ejemplo, en nuestras ediciones siempre le damos predominancia a los autores que no tenían libro publicado. Tratamos de ser un apoyo. Yo vengo de una tradición ya muy grande en México de escritores-editores por propia necesidad, por convicción, por gusto. Entonces, el premio es un poco eso.”

Rodrigo Islas Brito fue el ganador de la tercera edición del premio con su crónica Xadani, Unión Hidalgo, Chicapa y sus historias de cómo demoler o no demoler sus grietas. “El 7 de septiembre tembló, es el mayor temblor en la historia del país, de mayor grados, y 125 mil personas se quedaron en la calle y 80 mil viviendas se cayeron. Entonces a la semana de este temblor, del 7 de septiembre, yo tuve la oportunidad de acompañar a un grupo de personas que llevaban comida y alimentos y víveres y cosas en general a los damnificados”, cuenta Islas Brito, “tuve la oportunidad de recorrer cinco poblaciones que son Chicapa, Unión Hidalgo, Xadani, Juchitán e Ixtaltepec. En esta crónica en especial me interesó englobar a estas tres poblaciones porque significan básicamente como un fresco de lo que se vivió, de lo que se sigue viviendo en el Istmo de Tehuantepec.”

En esta ocasión, las menciones honoríficas fueron para Viaje al final del porno indie, de Eduardo H.G.; Un día como golpeador del PRI, de Jorge Alonso Espíritu; Aziz Gual, El payaso detrás del hombre, de Erick Baena Crespo; Masacre 68 Bajo el pelaje ríspido y la chaqueta raspada, de Alejandro González Castillo; y Ciudadela, máquina del tiempo vuelta rumba, de Javier Ibarra.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]