Paula Hawkins: “Siempre me he dejado arrastrar por historias muy oscuras”

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

La autora de La chica del tren llega a México para promocionar su nueva novela, Escrito en el agua

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/08/Hawkins.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”12″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen: Paula Hawkins /  Crédito: Anna Huix / Eyevine

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- Paula Hawkins, la autora de La chica del tren, con más de veinte millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, y que se convirtió también en un éxito cinematográfico, está en México para presentar su más reciente novela: Escrito en el agua. ¿Qué tienen en común estos dos trabajos de la también periodista nacida en Zimbabue y avecindada en Londres desde que era una adolescente?: La pasión por los personajes oscuros.

“Sucede que en estos dos libros me enfoqué en mujeres, cuando los estaba escribiendo, porque de momento estoy particularmente interesada en la vida de las mujeres y los cambios que experimentan las mujeres, así que me estoy concentrando en los personajes femeninos. Pero no digo que, necesariamente, las mujeres tengan secretos más grandes o más oscuros, para nada. […] Siempre me he dejado arrastrar por historias muy oscuras. Realmente no puedo darte una buena razón del por qué, pero sí lo he estado. Y creo que, de hecho, a muchos de nosotros se nos enseñó de alguna manera a disfrutar este tipo de lado oscuro de la literatura desde la infancia, cuando leíamos cuentos de hadas en donde pasaban un montón de cosas horribles a la gente todo el tiempo. Pero sí, estoy interesada en explorar cómo se comporta la gente en ciertas situaciones al extremo: pena al extremo, o miedo, o frente a la tragedia, y cómo responde la gente a ese tipo de situaciones, cómo se recuperan del daño o cómo fracasan en recuperarse del daño. Encuentro fascinante este tipo de ideas.”

En La chica del tren, Paula Hawkins logra crear un personaje complejo y profundo: la atribulada Rachel, que sufre pérdidas de memoria por el grado de alcoholismo que padece. Emily Blunt encarnó a Rachel en la versión cinematográfica.

“¿Había algo de mí en Rachel? Me mudé a Londres cuando era joven. Crecí en África y me mudé a Londres. Me sentí muy sola cuando me mudé. No conocía a nadie y me tomó un tiempo largo hacer amigos, conexiones. Así que me acuerdo de estar sentada e ir a trabajar o a mi escuela. Ese sentimiento de extrañeza y esa soledad lo tiene Rachel, aunque por razones completamente diferentes, pero parte de mi aprendizaje fue querer hacer conexión con la gente. […]

En la creación de la historia, para la autora, “lo más interesante era la pérdida de la memoria, porque si no puedes recordar lo que has hecho y cómo te comportaste, pierdes esa conexión con tus actos; no tienes el sentido proporcional de culpa o responsabilidad; cambia la respuesta a tus actos. Si no puedes recordar lo que has hecho, ¿cómo respondes a eso que has hecho? Así que estaba pensando en la pérdida de la memoria y en las muchas maneras en que se pierde, y una de ellas es por beber demasiado. En Inglaterra es un problema muy común. […] Empieza a erosionar la percepción de ti misma, tu autoestima, el respeto propio, así que todo esto llegó a este personaje, Rachel.”

En su segunda novela, Escrito en el agua, su protagonista, Jules, viaja al pueblo de su infancia cuando se entera de que su hermana Nel se ha suicidado arrojándose al lago. Una vez más, la memoria juega un papel importante en este personaje creado por Hawkins.

“Me fascina la manera en que trabaja la memoria, la manera en que confiamos, obviamente tenemos que confiar en la memoria y, sin embargo, nuestros recuerdos no siempre son confiables. Todo el mundo olvida cosas, todos cambian las historias que dicen sobre sí mismos. […] Jules, en este libro, su memoria ha sido cambiada, movida de lugar, porque está tratando de recobrarse de un incidente traumático del pasado, y una de las cosas que hacemos para recuperarnos del trauma o la tragedia es contarnos una historia ligeramente diferente de manera que podamos no olvidarla, pero darle la vuelta, concentrarnos en un aspecto diferente de ese recuerdo.”

Las dos novelas de la autora, La chica del tren y Escrito en el agua son publicados por editorial Planeta.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *