Ben Anderson, aprender a contar historias en zonas en conflicto

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El corresponsal de guerra inglés ofreció una charla en el marco de la quinta edición del TAG CDMX donde habló sobre sus impresiones como corresponsal en zonas en conflicto

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/08/20883538_10208949980778379_1953104175_o.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”] [/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Perla Velázquez).- Al hablar de periodismo de guerra mucha gente lo relaciona con la palabra valentía, pero para Ben Anderson no es así. Él cubrió por años el conflicto en Afganistán. De allí aprendió que ese adjetivo no es el que mejor describe lo que vivió en el país, así lo afirmó en una plática con su homólogo Darío Ramírez en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque, en donde Anderson ha formado parte de las conferencias que se ofrecen en la quinta edición de TAG CDMX.

“Cuando empecé a interesarme en el periodismo fue porque me preguntaba qué estaba pasando en el resto del mundo, yo no podía creer que las guerras fueran ciertas. Entonces, quería ser útil, quería informar. No sé si lo he sido, pero lo he intentado”, expresó el periodista.

La primera guerra que cubrió fue en Liberia. Cuando llegó al hotel en donde se hospedaría se encontró con los demás periodistas que lo acompañarían en la cobertura, “después me di cuenta que ellos estaban escapando de su familia, que estaban teniendo aventuras amorosas y que lo que menos les importaba era salir a buscar las historias que hay. Esto rompió con el concepto que yo tenía sobre periodismo”.

La experiencia provocó que Anderson saliera a buscar lo que perseguía: historias para contar el mundo de la guerra. El resultado fueron diez días de convivir con los rebeldes. Aquí comenzó el verdadero camino de Anderson en el periodismo.

Cobertura para diversos medios

Durante la plática, Anderson pidió ser entrevistado. Estar frente a un auditorio lleno le ha impuesto y sus nervios lo traicionan. Aunque es seguro que este sentimiento no es comparado con lo que ha experimentado en lugares en los que ha estado. Quizás Corea del Norte, Irán, Cuba, Brasil o cuando fue a Irak para entrevistar a diferentes grupos que peleaban contra el ISIS, porque lo que siempre ha buscado es contar la verdad.

“Cuando vas a un lugar donde la guerra es tan cruda no te encuentras muchas veces a otros corresponsales. Cuando mi equipo de trabajo y yo viajamos a Afganistán y Palestina nos dimos cuenta de lo que realmente estaba ocurriendo. Con tan solo dos días de estar ahí te das cuenta que es muy distinto a lo que los medios nos ofrecen. Las organizaciones cada vez invierten menos tiempo en la cobertura internacional, sobre todo ahorita que es muy peligroso. Con los documentales que hacemos en VICE sencillamente recabamos información y esperamos ilusamente poner un granito de arena para que se diga la verdad.”

Ben ha trabajado en diversos medios. En su lista aparecen BBC, The Guardian, The New York Times, entre otros. Sin embargo, algunos de los periódicos en los que ha aparecido también se han dedicado a calificar como precaria la calidad de información que ofrecen en el sitio VICE.

“Me llama la atención que algunos medios traten de lanzar un equipo de video a coberturas y que no funcione. Esto pasa porque no se dan cuenta que trabajar con video tiene que ser en formato documental, no puedes esperar salir maquillado en un set y aparentar que todo está bien. Me llama la atención lo lento que están haciéndolo”.

El también autor de No worse enemy comenta que son pocos los medios que se han adaptado a los cambios.

“Por supuesto, es necesario el texto, el video, la imagen, los cuales deben de estar disponibles en dispositivos móviles, para poder armar las historias de mejor manera. VICE es uno de los sitios que está aportando cientos de horas semanales, hacemos documentales. Por ejemplo, ahorita estamos haciendo uno sobre Siria y llevamos cerca de tres años levantando imagen. Cuando alguien quiera hacer algo como que lo que nosotros ofrecemos deben de tomar en cuenta que se toma tiempo y que no se hace de la noche a la mañana”.

Pasos para ser corresponsal de guerra

Para Anderson convertirse en un corresponsal de guerra incluye estar dispuesto a correr el riesgo de morir. “Tú tomas la decisión, aunque muy probablemente salgas librado”, asegura. El periodista no se dice adicto a la adrenalina, también confiesa que no es nada emocionante estar en una situación de guerra, “porque hay momentos en que sabes que te pueden matar”. Ese sufrimiento es el que los civiles en ocasiones no pueden entender.

Por eso es que durante la hora que duró su conferencia se dedicó a dar consejos para las personas que buscan dedicarse a esta profesión.

  1. Necesitas dinero

Lo primero es que debes de tener dinero para poder llegar a donde quieras. Después necesitas poco, porque estando ahí dormirás en el techo de un edificio o en albergues, en donde se encuentra la gente.  

  1. Salir a buscar historias

No te puedes quedar en el hotel que te hospedas, si ya tomaste la decisión debes de salir a buscar historias que contar, relacionarte con las personas que están viviendo la guerra y sobre todo generar empatía con ellas para que te puedan llegar a contar lo que en realidad está pasando.

  1. Pensar en la gente que te rodea

Siempre me he sentido un poco en desacuerdo que me digan que soy valiente, porque estando ahí te poner a pensar en todas las personas que te rodean, porque no sabes si ellos van a sobrevivir, si tienen que comer. De todas formas uno siempre sabe que llegará el momento de volver a comer o a ducharse,  otros no.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *