Vargas Llosa y el sexo como refugio en “Cinco esquinas”

  • Cinco esquinas, publicada por Alfaguara, no es una novela política o de denuncia, sin embargo, expone como el periodismo estaba al servicio de  la dictadura.




Por Alberto Aranda
Guadalajara, 30/11/16, (N22).- “Yo
creo que hoy en día los grandes consensos en América Latina están a favor de la
democracia, a favor de gobiernos civiles nacidos de elecciones del sueño
utópico de la sociedad perfecta, la sociedad comunista prácticamente se ha
extinguido y lo que queremos es democracias menos corrompidas, más eficientes, creo que el grueso de los latinoamericanos han entendido que por ahí es donde
se llega a derrotar la pobreza, a derrocar el subdesarrollo y hacer progresar
la justicia”, comentó el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa.

Dos
amigas, Chabela y Marina, una noche tienen una relación sexual, ellas viven dentro
de una sociedad reprimida por la dictadura de Fujimori y Montesinos. Esta
relación será exhibida por la prensa controlada por el estado, para controlar a
sus familias.
“La
novela también  quiere mostrar lo que
ocurre, esa relación sorprendente que surge entre dos amigas y que
probablemente en un contexto diferente jamás hubiera sido contenido, sin embargo, en ese clima precisamente de inseguridad, de incertidumbre de pronto el sexo
puede aparecer como un refugio”.
Cinco
esquinas,
publicada por Alfaguara, no es una novela política o de denuncia,
sin embargo, expone como el periodismo estaba al servicio de  la dictadura.

“Yo
quería escribir desde la época en que se vivió la experiencia que es la materia
prima de Cinco esquinas una historia que mostrará esa utilización vil, canalla,
delictuosa  del periodismo por razones
políticas.  Cómo  una dictadura tiene los medios suficientes y
además, sobre todo, para contratar a periodistas que son capaces de cumplir ese
tipo de funciones y la manera de cómo eso degrada mucho la vida
política y por otra parte el efecto que tiene en la propia prensa en los
propios medios de comunicación. Entonces al final ha quedado algo muy distinto.
Yo creo que ha quedado como un panorama, una especie de fresco de lo que es una
etapa final de una dictadura dentro de un clima de gran violencia porque había
terrorismo y contra terrorismo y había simplemente las bandas de delincuentes
que utilizaban, enmascaraban  las
fechorías que cometían en actividades políticas”.
Imagen:
16AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *