«Aquelarre. Capítulo III: Revelar lo oculto»

Ésta es la última entrega de un programa curatorial que ha reflexionado en torno al arquetipo de la bruja y las feminidad subversivas

Redacción / Ciudad de México

Aquelarre es una exposición digital colectiva que llega a su capítulo III, precedida por “Aquelarre. Capítulo I: de lo cotidiano a lo mágico” y “Capítulo II: cuerpo y poder”. Ahora, con “Aquelarre. Capítulo III: revelar lo oculto” cierra su ciclo. La muestra cuenta con la participación de las artistas: Cannon Bernáldez, Chantal Peñalosa, Claudia Peña Salinas, Fabiola Menchelli, Galia Eibenschutz, Interspecifics, Lourdes Grobet, Marilá Dardot, Tania Candiani, Valentina Díaz y Virginia Colwell.

¿Por qué reflexionar sobre el arquetipo de la bruja y las feminidad subversiva? A partir de éstas, se busca construir una genealogía de imaginarios femeninos transgresores para sus momentos y contextos.

En esta última entrega, “Revelar lo oculto”, su curadora Jessica Berlinga Taylor y la fundadora de Fundación Marso, espacio sede (digital) de esta propuesta, Sofía Mariscal, señalan que «

«

Acceder a esta zona liminal, habitarla, es reconocer que en ella existe la posibilidad de trascender estos órdenes anteriores, sentidos del mundo ya agotados. También es una zona de conflicto pues implica la pérdida de grandes narrativas, de afiliaciones sociales, políticas y afectivas, de ideologías, incluso de lenguajes.

Esta disolución de signos, de pérdida de representaciones y categorías, puede ser el campo para la invención y la renovación. Para la transmutación, para la creación de otros estados, formas, condiciones, cualidades.

Las revelaciones ocurren constantemente, algunas se manifiestan de manera sutil, otras lo hacen con grandilocuencia. En el caso de las revelaciones que las obras presentadas en este tercer capítulo de Aquelarre llevan a cabo, todas son provocadas, invocadas y llevadas a sus últimas consecuencias.

»

En esta ocasión las piezas comisionadas especialmente para el tercer capítulo de Aquelarre son: Zona de penumbra (2021), de Galia Eibenschutz, en coproducción con el Museo Ex Teresa Arte Actual; The Neykia (2021), de Virginia Colwell; y el performance No somos el río (2018), de Valentina Díaz, realizado y registrado en 2021 especialmente para la última entrega de Aquelarre; y Pulso, de Tania Candiani, una muestra presencial en el Centro Cultural España en México, en colaboración con éste y con el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

«A lo largo de tres capítulos, De lo cotidiano a lo mágico; Cuerpo y poder; Revelar lo oculto, Aquelarre muestra el trabajo de 27 artistas cuyos imaginarios y prácticas han sido, deliberadamente en algunos casos y en otros no, informados por el arquetipo de la bruja y sus atributos como una identidad femenina subversiva. En esta reunión de obras y a lo largo del programa público el cual incluye conferencias, performances, una mesa redonda entre otras actividades, la bruja funciona para crear espacios para la celebración y el conocimiento de la otredad, de personalidades y prácticas no normativizadas ni totalmente naturalizadas. La bruja es un sitio móvil de producción de conocimientos y de afectos, pero también es un sitio desde el cual acceder a otros territorios materiales e inmateriales de manera crítica. El arquetipo de la bruja integra cuerpos, psiques, conocimientos en permanente flujo, negociando identidades y subjetividades en constante disputa, a través del performance, el video, el trabajo con archivos, la escultura y la instalación, la voz, la fotografía y lo sonoro. La bruja aquí es pensada como un sistema de conceptos, como productora de imágenes, subjetividades y experiencias», se lee en la página de la exposición a la que puedes acceder aquí.

Imagen de portada: Cannon Bernáldez, Hermanas II (2016)