La misión Solar Orbiter captura las primeras imágenes más cercanas a la superficie del Sol

La nueva misión de observación del Sol lanzada en febrero de este año, ha revelado la presencia de minierupciones solares, “hogueras”, cerca de la superficie de la estrella

Ciudad de México (N22/ Redacción).- Las primeras imágenes de Solar Orbiter, una nueva misión de observación del Sol de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), han revelado erupciones solares en miniatura, denominadas “fogatas”, cerca de la superficie de nuestra estrella más cercana.

La Solar Orbiter tiene como objetivo conocer más detalles del campo magnético, la superficie, la radiación y otros elementos del Sol. Hace unos días, la sonda compartió las primeras imágenes de su misión, en donde se muestra la actividad inusual en la superficie solar.

«Las fogatas son pequeños parientes de las erupciones solares que podemos observar desde la Tierra, millones o mil millones de veces más pequeñas», mencionó en un comunicado de prensa de la ESA, David Berghmans del Observatorio Real de Bélgica, investigador principal del instrumento Extreme Ultraviolet Imager (EUI) de la Solar Orbiter.

Estas fotografías fueron tomadas mientras la nave espacial estaba a solo 77 millones de kilómetros del Sol, aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y la estrella. Lanzada en febrero de 2020, el próximo año, la Solar Orbiter se convertirá en el objeto humano más cercano al Sol, pues se espera que alcance una distancia de .30 unidades astronómicas con nuestra estrella, es decir, una distancia similar a la órbita media de Mercurio y un tercio de la que separa a la Tierra del Sol.


Una de las “fogatas” recién descubiertas en una imagen del EUI de Solar Orbiter. 
El círculo en la esquina inferior izquierda indica el tamaño de la Tierra para la escala

Los científicos aún no saben si las fogatas son solo versiones pequeñas de grandes bengalas, o si están impulsadas por diferentes mecanismos. Sin embargo, ya existen teorías de que estas bengalas en miniatura podrían estar contribuyendo a uno de los fenómenos más misteriosos del Sol, el calentamiento coronal.

«Creemos que son como los hermanos pequeños de las potentes llamaradas solares y pensamos que su origen está en el campo magnético y que tal vez estas hogueras sean las responsables de aumentar la temperatura de la corona solar», afirmó en el comunicado  Daniel Müller, científico de la misión.

La corona solar es la capa más externa de la atmósfera del Sol que se extiende millones de kilómetros hacia el espacio exterior. Su temperatura es de más de un millón de grados centígrados, que es un orden de magnitud más caliente que la superficie del Sol, una temperatura de 5 mil 500 ° C. Después de muchas décadas de estudios, los mecanismos físicos que calientan la corona todavía no se comprenden completamente, pero identificarlos se considera el ‘santo grial’ de la física solar.

«Obviamente es demasiado pronto para saberlo, pero esperamos que al conectar estas observaciones con mediciones de nuestros otros instrumentos dentro de Solar Orbiter, los cuales “sienten” el viento solar cuando pasa la nave espacial, eventualmente podamos responder algunos de estos misterios», concluyó Yannis Zouganelis, Científico Adjunto del Proyecto Solar Orbiter.

Imagénes: ©Agencia Espacial Europea