“Escribir poesía ¿vivir dónde?”

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

Amanda de la Garza y Antonio Santos curan esta exposición que busca rescatar la figura de la poeta y activista uruguaya Alcira Soust Scaffo, conocida por permanecer encerrada en un baño de la Torre de Humanidades durante el movimiento estudiantil del 68; esto en el MUAC

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”https://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/08/portada-1.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Alberto Aranda).- Alcira Soust Scaffo llegó a México en 1952 para continuar con sus estudios. Decidió quedarse para realizar un trabajo literario; sin embargo, el tiempo casi la olvida. Para reencontrarnos con esta mujer uruguaya, el Museo Universitario Arte Contemporáneo presenta la exposición Escribir poesía ¿vivir dónde?

Antonio Santos, curador, junto a Amanda de la Garza, sobre esta exposición señala que “hasta ahora a Alcira la han tomado como musa en novelas, se conoce como mito, como una leyenda de quien se quedó encerrada en un baño cuando entró el ejército pero no se conoce a fondo su obra poética, sus carteles, su obra pictórica; no se conoce su vida artística que era muy amplia. Ella hacía cine para el Crefal y después para el cine verdad. Era melómana y se vinculó con músicos importantes del exilio español y mexicanos.

“No se trata de entender cómo era la vida cultural de esa época”, dice Amanda de la Garza, “aunque, claro, del archivo podemos inferirlo, de reconstruir estos diferentes mundos en los que se desarrolló Alcira. Uno de los más importantes de manera definitiva es la UNAM, un centro de producción cultural y de pensamiento, y Alcira estuvo muy vinculada a ese mundo durante tres décadas.”

Alcira Soust fue alumna de Alberto Híjar y Ramón Xirau, cobró renombre al permanecer encerrada por bvarios días en un baño de la Torre de Humanidades de la Ciudad Universitaria, cuando en 1968 el ejército entró a la UNAM. En los setentas trabajó en esta institución y a finales de los ochentas regresó a Uruguay, su país natal.

“Lo que queremos aquí es expresar todo el tiempo que ella dedicó al arte, a sus poemas, pero también a sus gustos artísticos. Hay aparte una publicación que saldrá en septiembre que se detiene más en su vida, hay una cronología que arranca desde que nace hasta que se pierde en Uruguay, en 1994. Per, además, en la publicación hay un artículo de Cuauhtémoc Medina sobre su obra poética, hay un texto de Bárbara Jacobs, hay un texto de Amanda de la Garza sobre la exposición y sobre la parte curatorial y una reproducción de lo más importante de su obra poética y plástica”, dijo Santos.

Destaca en la exposición los manuscritos de Poesía en Armas, proyecto que inició en los setenta y que consistió en hojas sueltas e donde se difundían sus poemas, traducciones de los poetas franceses y su opinión personal. Todo este material, junto con fotos, bocetos, manuscritos y obra plástica, formará parte del acervo del museo. Además, la UNAM estrenará en la sala Miguel Covarrubias, Luciérnaga, ópera de cámara escrita por Gabriela Ortiz con la dirección musical de José Areán. En el Centro Cultural Tlatelolco se montará Auxilio, puesta en escena inspirada en la vida de la uruguaya.  

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]