A tres décadas del primer trasplante de corazón en México

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

El 21 de julio José Fernando Tafoya, de 45 años, recibió el corazón de una mujer con muerte cerebral; ¿qué avances se han conseguido desde entonces?

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”https://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/07/trasplante-corazon.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- El 21 de julio de 1988 se realizó el primer trasplante de corazón exitoso en América Latina. Fue en México donde un grupo de especialistas liderados por el doctor Rubén Argüero colocaron el órgano cardíaco, de una joven con muerte cerebral, en José Fernando Tafoya, de 45 años. A tres décadas de distancia, recordamos el acontecimiento que marcó el inició de las cirugías de trasplante órganos en el país.

A las 7:30 de la mañana de un jueves de 1988, el cirujano cardio-torácico, Rubén Argüero,  recibió una llamada que le confirmó la existencia de un donador de corazón, se trataba de una mujer con muerte cerebral; a las siete de la tarde se realizó la cirugía, en el Centro Médico Nacional la Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social, para trasplantar el órgano a Fernando Tafoya, uno de los tres candidatos receptores posibles, operación que terminó a las 10:03 de la noche, cuando el corazón latió, dieciocho  minutos después de ser colocado.

Agüero recuerda: “La enorme oportunidad que dio ese primer trasplante fue, primero, cambiar un poco el concepto de lo que significa la pérdida de vida y, segundo, lo que significa la oportunidad de recuperar órganos. El concepto y el afinar el diagnóstico preciso de muerte cerebral y, desde luego, las normas, procedimientos y reglamentos en relación a la toma de órganos con fines de trasplante. Tan es así que en pocos meses se activó rápidamente la norma, el reglamento, la Ley General de Salud.”

Expertos en terapia intensiva, en máquinas de circulación extracorpórea, patólogos, anestesiólogos, radiólogos, enfermeros y administrativos, fueron parte del equipo que lideró el también académico de la Facultad de Medicina, originario de la Ciudad de México; trabajaron por más de tres años y medio previo al trasplante.

“El procedimiento técnico ha permitido muchos avances sobre cómo seleccionar bien al donador, cómo cuidar adecuadamente el corazón, ha habido cambios de cómo se conservan los órganos, ha habido cambios espectaculares de cómo se cuida un paciente, la misma selección de quién va a recibir y quién va a donar.”

Esta cirugía exitosa también permitió el desarrollo de nuevos métodos médicos como el implante de células madre en el corazón para tratar a personas con enfermedades cardiacas. La técnica, que es utilizada por un grupo de especialistas del Siglo XXI y que fue patentada por el doctor Argüero, consiste en implantar células obtenidas del mismo enfermo de tejidos del cuerpo como el corazón, pulmón, riñón y otros órganos.

“Estos órganos privilegiados tienen células que llamamos endógenas que cuando se les aplica las células troncales van exactamente a estimular la posibilidad de regeneración, este mecanismo de regeneración, en términos generales, estimulan a las células y gracias a esa regeneración el organismo continuamente está cambiando células, es por eso que se llega a los 60,  70, 80 años, porque diariamente hay posibilidad de regenerar diferentes órganos y diferentes tejidos.” Por ejemplo, la córnea se regenera cada 24 horas. A pesar de los avances aún quedan temas pendientes en la agenda sobre donación y trasplante de órganos.

“Hace falta que se tenga un buen equipamiento en la mayoría de los hospitales, es ahí donde siento que en la agenda pendiente está el análisis de cuántos órganos se están desperdiciando y que podrían ser útiles a la sociedad o a quien lo requiera”, reflexionó Argüero.

De acuerdo con el Centro Nacional de Trasplantes, hasta ahora existen alrededor de 22 mil personas en espera de un donador, en los que se incluye riñón, córneas, hígado, corazón y páncreas. Esta fecha conmemorativa en la medicina nos invita a reflexionar sobre la cultura de donación de órganos y el panorama en el que se encuentra este tipo de cirugías en los hospitales del país.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]