Una nueva historia para la fotosíntesis

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

“Cuando la fotosíntesis entró en escena, la vida se conectó con el cosmos”: Wolfgang Nitscke

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/10/hojaverde.jpg” show_in_lightbox=”on” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- Los biólogos Kevin Redding , Raimund Fromme y Christopher Gisriel, investigadores de la Universidad Estatal de Arizona y colegas de la Universidad Estatal de Pensilvania están realizando en un experimento que podría romper las narrativas biológicas.

Su hipótesis es que la fotosíntesis liberó a las células para crecer y evolucionar sin límites al permitirles derivar energía de una fuente nueva, inagotable y no terrestre. Según los investigadores, esto sucedió hace casi tres mil 500 millones de años.

Los científicos quieren descubrir qué hizo eso posible. En su forma actual, el proceso que convierte la energía de la luz en energía química en la fotosíntesis, es un complejo de proteínas llamado centro de reacción. La evidencia sugiere que su diseño se extiende hasta la raíz del árbol de la vida y fue muy simple pero se volvió complejo. Los investigadores han intentado durante décadas llenar ese enorme vacío en su comprensión de cómo (y por qué) evolucionó la fotosíntesis.

Para comprobar el supuesto, capturan imágenes de proteínas de bacterias primitivas por medio de rayos X en alta resolución. Si su hipótesis se comprueba, los hallazgos podrían reescribir la historia evolutiva del proceso que utiliza la vida para convertir la luz solar en energía química.

La fotosíntesis alimenta a casi todos los organismos de la Tierra. Es responsable de la composición de nuestra atmósfera y forma la base de muchos ecosistemas entrelazados del planeta.

Los investigadores comenzaron a hacer comparaciones más detalladas entre los centros de reacción, en busca de pistas sobre su relación y cómo divergieron. Las Heliobacterias los han acercado unos pasos a ese objetivo.

La última pista importante proviene de este tipo de bacterias, que se distinguen por ser los cuerpos fotosintéticos más simples. Desde que los investigadores publicaron la estructura cristalográfica de ese complejo proteico Science, los expertos aseguran que esto “realmente es una ventana al pasado”.

Al principio, la mayoría de los científicos no creían que todos los centros de reacción encontrados en los organismos fotosintéticos hoy en día pudieran tener un solo ancestro común.

Todos los centros de reacción recogen la energía de la luz y la bloquean en compuestos de una forma que es químicamente útil para las células. Para lograrlo, las proteínas pasan electrones a lo largo de una cadena de transferencia de moléculas en una membrana, como si saltaran a lo largo de una serie de escalones. Cada paso libera energía que finalmente se usa en la línea para crear moléculas portadoras de energía para la célula.

Los científicos comúnmente han supuesto que la fotosíntesis apareció poco antes de la Gran Oxigenación, cuando el oxígeno comenzó a acumularse en la atmósfera de la Tierra y causó una extinción masiva hace  2.5 mil millones de años.

Sin embargo, Tanai Cardona, un bioquímico en el Imperial College de Londres, sospecha que las células pueden haber producido oxígeno a través de la fotosíntesis aproximadamente mil millones de años más de lo que los científicos suelen suponer, poco después de que la fotosíntesis hiciera su debut.

Esa hipótesis contradice una de las ideas ampliamente aceptadas sobre los orígenes de la fotosíntesis: que las especies incapaces de fotosíntesis de repente obtuvieron la capacidad a través de genes pasados ​​lateralmente de otros organismos.

Según Cardona, a la luz de los nuevos descubrimientos, la transferencia horizontal de genes y la pérdida de genes pueden haber desempeñado un papel en la diversificación de los centros de reacción. El hallazgo podría sugerir que “la balanza se inclina hacia la hipótesis de pérdida de genes” y hacia la idea de que la fotosíntesis era una característica ancestral que algunos grupos de bacterias perdieron con el tiempo.

 

Con información del portal Wired

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *