La literatura en tiempos de Netflix

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Cuatro escritores hablan sobre el lugar de la literatura en el siglo XXI frente a formas de narrar como el cine, las series de televisión y los cómics

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/09/21706014_10155117493122833_1164815666_o.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”12″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen: De izquierda a derecha: Xavier Velasco, Pablo García Mejía, Laura Martínez-Belli y Geney Beltrán /© Ireli Vázquez

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/ Ireli Vázquez).- Cine, series de televisión, cómics, videojuegos son algunos de los vehículos expresivos que compiten con la literatura para contar historias y abordar asuntos de competencia y actualidad humanas. Ante tanta oferta, quisimos saber ¿de qué hablamos cuando hablamos de literatura?, y si ésta en verdad hace mejores a las personas. Con este fin, entrevistamos a algunos escritores: Geney Beltrán (Cualquier cadáver), Pablo García Mejía (El vendedor de ataúdes), Laura Martínez-Belli (Carlota, la emperatriz que enloqueció de amor) y Xavier Velasco (Los años sabandijas).

 

¿Qué es la literatura?

Geney Beltrán. La literatura es un arte, recurre a las palabras, tiene diferentes géneros, la poesía, la novela, el cuento, el ensayo y la dramaturgia son los más conocidos. La aspiración de la literatura es la creación de mundos con el solo recurso de la palabra.

Pablo García Mejía. Para mí la literatura es la magia de envolverse en un mundo diferente y mejor, es como entrar a una dimensión diferente de las cosas. Para mí la literatura es que me cuenten algo que me enamore y que me guste. La literatura pienso que puede atacar la soledad, la nostalgia, la crueldad, la violencia y que nos enseña a ser mejores personas en muchos aspectos.

Laura Martínez-Belli. La literatura es una filosofía de vida, es la capacidad de aprender a través de la vida de otros, disfrutar, gozar y también sufrir. Es ese proceso que te hace ser mejor persona, creo que sin la literatura el ser humano está perdido porque a través de ella estamos más conscientes del lenguaje y, a través del lenguaje, podemos manifestar mejor nuestros pensamientos, entonces si no somos capaces de dominar el lenguaje, no somos capaces de expresar y de  transmitir el conocimiento de lo que hemos aprendido en la vida.

Leer ficción, permite meterte en los zapatos de otro, aprender de los sufrimientos que no te han pasado a ti, cruzar culturas que no son la tuya, conocer otras formas de pensamientos, sentir el dolor de pérdidas que no te han tocado y que a lo mejor no te tocarán, conocer el amor, muchas veces esos amores que nos entusiasman son porque no los vivimos nosotros, creemos vivirlos pero están en los libros, todo eso y más es la literatura.

Xavier Velasco. Para mí es mi vida y quiero decir con ello que  la lectura y la escritura son esas ambiciones que me pescaron desde muy niño, identifico a la escritura con la posibilidad de escapar de donde estoy, ser libre, irme a mi territorio, a mi mundo.  

¿Qué características son indispensables para que una obra se considere literaria?

Geney Beltrán. Una de las grandes preguntas de la crítica literaria desde los griegos, es ¿qué es lo que hace literario a un texto?, una de las características que siempre se mencionan es la creación, es decir que la palabra tenga la capacidad de crear algo que no está en la naturaleza, puede ser algo inspirado en la naturaleza, es decir, puede tener una condición mimética, imitar rasgos de personas, emociones o sentimientos, pero lo que se crea con las palabras es algo nuevo, algo diferente  a lo de todos los días, por eso la literatura tiene la capacidad de asombrar, de despertar el ensueño o la búsqueda hacia otros mundos que no están en la realidad.

Pablo García Mejía. Principalmente que cuente una historia, que esa historia nos conmueva y que no sea aburrida de alguna manera, si no hace eso no estamos en la literatura.

Laura Martínez-Belli. Tiene que ser una historia de ficción, tiene que tener trama, y sobre todo es una cuestión del escritor, cada escritor tiene su forma de narrar y su voz propia.   

Xavier Velasco. En esta época se borra cada día más las fronteras entre calidad y basura, es muy difícil saberlo, no podemos medirlo a través del éxito. Hay quienes nos recomiendan un libro diciendo, “léelo está muy bien escrito”, y yo me digo, ¡maldita sea, que esté bien escrito es un requisito no es un mérito!, uno espera que un libro esté bien escrito, es lo menos que podrían hacer.

Yo creo que uno entra en los territorios de la literatura en el momento en el que comienza albergar preocupaciones formales, una vez que le preocupa no solo el qué sino el cómo, la literatura tiene que ver con el cómo, porque las historias  ya han sido contadas, y si seguimos leyendo es porque hay nuevas formas de contarlas, creo que cuando existe esa preocupación y cuando esa misma preocupación nos desvela, lo más probable es que estemos intentando hacer literatura.

¿Qué me dice la literatura que no me digan otras expresiones artísticas como el cine o las series de Netflix?

Geney Beltrán. La diferencia que tiene la literatura con otras artes, es que involucra la colaboración de la imaginación del lector, el lector con solo pasar su vista en un grupo de palabras de una página puede convertirse en su propio escenógrafo, director de cine y actor, todo dentro de su cabeza y sin necesitar de una gran producción. La comunicación que tiene el lector con la literatura es directa, es personal y es por eso muy intensa y profunda, el lector es alguien que colabora en la construcción de esos mundos imaginarios y bellos, porque en su cabeza y en su sensibilidad es donde se produce ese milagro de darle sentido a lo que un artista imaginó hace mucho tiempo.

Pablo García Mejía. La literatura hace que la mente y el cuerpo estén metidos en eso, uno cree que lee con los ojos y la mente nada más, pero uno lee con todo el ser. En el cine, en el teatro u otros géneros, nos lo dan ya hecho, aquí uno lo construye a partir de los personajes y de la historia, uno mismo va influyendo y se ve reflejado muchas veces en esa historia y eso no lo cuenta el cine, eso es lo que dice la poesía y la literatura y que a la hora de leerlo lo vamos a reflejar.

Laura Martínez-Belli. La literatura no te dice nada en sí misma, es el lector, tiene que haber un lector que lea y es el lector el que se apropia de la historia que le estás contando y es en el lector en donde se hace el cambio. Yo soy de la idea de que un libro está hecho por el binomio escritor-lector, si yo ya escribí un libro, pero nadie lo lee, está muerto. Necesito de que alguien lo lea, viva y sufra la historia que está en el libro, y pasa lo mismo con el cine o con la fotografía, se necesita de un receptor que se apropie del mensaje que le estas mandando y dependiendo de la sensibilidad de cada lector lo hará propio de diferente manera, creo que la literatura como cualquier otro proceso creativo toca las venas de diferentes formas.

Xavier Velasco. La literatura es muy amplia, es poesía, ensayo, novela, cuento y narrativa, entonces yo me atrevo a hablar sobre todo por la novela. Desde que la novela nace, hay una serie de catastrofistas que proclaman su pronta muerte, y que pasa, la novela no muere, la novela sigue estando ahí, ¿por qué?, porque no solo lo he dicho yo, lo decimos muchos,  mientras no haya otra forma de contar lo que cuenta una novela, la novela seguirá existiendo, mientras no haya otro medio que sea capaz de meternos en los pensamientos de un personaje y sea capaz de llevarnos así por una historia necesitaremos la novela.

¿Puede salvar al mundo leer literatura?

Geney Beltrán. Lo más probable es que no, es difícil afirmar que la literatura haga mejores a las personas, lo más probable es que los defectos de carácter o las inclinaciones perniciosas que puede haber en el temperamento humano sean inmunes al efecto que puede tener la literatura, yo creo que el efecto de la literatura en la sociedad se da en los individuos y que en cada caso puede ser de manera diferente, lo que hace la literatura en los individuos es que les enriquece su imaginación, profundiza su sensibilidad, amplía el criterio frente a la realidad, de tal manera que quizá la literatura no cambia el mundo, pero sí cambia la forma en la cual vemos el mundo, y eso es lo que nos puede llevar a emprender acciones que hagan una transformación en la sociedad, pero el efecto de la literatura sería a través del individuo y lo que ese individuo llegue a concretar en el plano de la realidad.

Pablo García Mejía. Claro, si todos leyéramos desde niños, sobre todos en este país que se lee muy poco, sería un mundo generoso, amable, sin corrupción, sin trampas, sería un mundo maravilloso, porque estaría principalmente la amabilidad antes de cualquier otra cosa y claro que ayuda para la vida.

Laura Martínez-Belli. Leer novela es importante, leyendo ficción vas a ser capaz de ponerte en los zapatas del otro, y no solo te vas a limitar a vivir una vida, la tuya, lo bueno de leer ficción es que puedes vivir otras cosas que a ti no te tocan.

Xavier Velasco. No me gusta prometer de más con la escritura, cuando trato de convencer a alguien de que lea, yo no me responsabilizo por la expectativa de alguien que quiera salvar su vida con la literatura, uno puede salvar su vida de muy diversas maneras. No podemos culpar a la literatura de que la gente sufra o de que haga estupideces, ni tampoco la podemos felicitar porque la gente arregla su vida, pero lo que sí podemos decir es que quien no se acerca a la lectura se está perdiendo de un aspecto muy interesante y muy intenso de la vida y quizás no esté viviendo su vida completa.

¿Por qué se da por sentado que leer lo hace a uno mejor que aquel que no lee?

Geney Beltrán. Es algo que viene de la ambición del intelectual de transformar la sociedad, es decir los artistas son inconformes sobre todo desde Miguel de Cervantes, la literatura ha tenido una ambición de  enfrentar las injusticias y esto es algo muy propio de la modernidad pero lo cierto es que la literatura puede sacar lo mejor y lo peor de los seres humanos, pero no necesariamente está garantizado que la lectura de sus obras vaya a tener un efecto tan positivo en los lectores.

Pablo García Mejía. Las personas que leen pueden llegar a decir qué está bien y qué está mal, pueden tener la capacidad de resolver problemáticas, y comprender nuevas cosas y sobre todo comprenderse así mismo.

Laura Martínez-Belli. No es mejor, es más completa. Cuando una persona lee, hay una sinapsis y una forma de generar pensamiento que no se produce si no lo lleva a cabo. Una persona que lee genera pensamiento, cuestionamientos, empatía y no juzga tan severamente a los demás, la gente que no, es más fácil de manipular, vive en un estado mucho más plano y sencillo.

Xavier Velasco. El peor insulto que uno le puede dirigir a una persona es llamarlo ignorante, porque a veces nos decimos estúpidos, pero uno no tiene la culpa de ser estúpido, pero una persona que decide no leer decide ser ignorante, entonces eso siempre va a ser una carencia, así como hay personas que no tienen la menor intención de ponerse en el lugar de los demás o de ser más humanos o más decentes, también hay personas que no tiene la menor intención de leer. Y unos y otros –para mí, insisto–, son personas incompletas.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *