Última etapa de restauración de dos obras de Orozco, en Guadalajara

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

El CENCROPAM reparó dos murales ubicados en el paraninfo de la UDG, después de que el año pasado un sismo los dañara

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/06/170412_restauracion_del_paraninfo_dm_3.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font=»Georgia||||» text_text_color=»#000000″ use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Imagen: Universidad de Guadalajara

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font=»Georgia||||» text_font_size=»17″ text_text_color=»#000000″ text_line_height=»1.6em» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Ciudad de México (N22/Redacción).- El Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (CENCROPAM), dependencia del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), restauró dos murales deteriorados de José Clemente Orozco que se encuentran en el paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara.

Se trata de las obras El hombre creador y rebelde y El pueblo y sus falsos líderes, realizados entre 1935 y 1937, cuando el maestro contaba ya con una madurez artística importante. Estos fueron afectados por un sismo de 4.8 grados Richter, ocurrido el 11 de mayo del año pasado, que les ocasionó fisuras y desprendimiento de pintura.

Alberto González Vieyra, coordinador de la restauración de estos murales por parte del CENCROPAM y del INBA, detalló que esta última etapa, llamada “integración cromática”, consiste en cubrir la inyección de material y resanes de las grietas y fisuras.

González Vieyra, señaló que la técnica que se utiliza sobre los murales es la acuarela, ya que es un material totalmente reversible y que se aplica por transparencias, “es fácil de manejar, y de eliminar, cualquier error los puedes borrar e iniciar de nuevo”, explicó.

Los trabajos de rehabilitación de las obras son intervenidos por diez personas: dos restauradores y ocho técnicos, de los cuales seis de ellos son de la Ciudad de México y cuatro de Guadalajara, todos acreditados por la CENCROPAM y el INBA, mismo que iniciaron trabajos el 10 de enero de 2017.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *