“Náutica” de Ariel Guzik

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

En el marco del Festival Internacional de la Imagen 2017, el artista expuso la pieza Holoturian, un cápsula que busca comunicarse con otras especies a través de la música

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/05/Captura-de-pantalla-2017-05-05-a-las-0.08.11.png” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Julio López).- Esto es Holoturian, una ofrenda terrestre creada por Ariel Guzik, la pieza central de la exposición Náutica y con la cual el artista busca comunicarse con otras especies a través de la música.

Pero no, no es una cápsula espacial, sino submarina, y lo que pretende es entablar una comunicación directa con delfines y ballenas. Esta comunicación no es en sentido figurado, Holoturian tiene gruesas capas de metal que le permiten sumergirse en el mar a grandes profundidades.

Su coraza blindada protege el interior. El núcleo alberga un instrumento construido con madera de maple y pinabete, que emite sonoridades que emulan al mar. Este sonido se amplía en el agua y puede ser captado por los cetáceos que ronden el lugar.

Al centro una pequeña planta. Un vestigio de la vida en la tierra, llevado a lugares inimaginables. Su fragilidad bien podría ser un recordatorio de lo efímera que es la vida. La cápsula está diseñada, no sólo para protegerla, sino también la cobija con la luz y la temperatura adecuada para que pueda vivir largos periodos.

La exposición, parte del Festival Internacional de la Imagen (FINI) 2017, la completan diarios de viaje, dibujos y bocetos. Hojas de papel que dan cuenta del proceso creativo, regalos del mar; y caligrafías, una especie lenguaje cetáceo que el mismo artista creó.

El trabajo de Guzik se integró a la propuesta del FINI de este año, que se realiza en Hidalgo y que hoy llega a su fin, a propósito de su tema central: Desarrollo Sustentable.   

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *