“Inventario”, textos periodísticos de José Emilio Pacheco

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Editorial Era reúne, en tres tomos, la columna que durante cuarenta años mantuvo el escritor mexicano

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/03/Pacheco.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Alberto Aranda).- Inventario fue la colaboración periodística que por 41 años realizó José Emilio Pacheco (Ciudad de México,1939-2014), primero en Excélsior y tras el golpe que da el presidente Echeverría a este medio continúa en la revista Proceso. Después de años de investigación se han reunido estos textos, en tres volúmenes, que ahora publica editorial Era.

Durante la presentación realizada en las instalaciones de la editorial, Juan Villoro, escritor y periodista mexicano, señala que la presente antología: “Se trata del caudal narrativo más importante de la literatura mexicana, en lo que toca al volumen de las páginas y al rango de los temas que él tocó. Hay inventarios dedicados a asuntos absolutamente cotidianos como los objetos que de pronto constituyen nuestra vida, hay inventarios autobiográficos, hay otros que tiene que ver con la historia de México, hay todo tipo de acercamientos literarios. El tono común es el de un cronista, pero también nos encontramos con un laboratorio de los muchos escritores que José Emilio pudo ser y que de alguna manera cumplió en el inventario.”

Los tres tomos de Inventario, llenos de información acumulada durante cuatro décadas, son sin duda un referente de la cultura mexicana, pues como también señaló Villoro: “José Emilio, cuando quería ser especialista en un tema, verdaderamente lo era. Yo creo que lo que él quiso ser fue un periodista, el curioso, el que quiere entender, no el que tiene la autoridad de ya lo sé todo, sino el que quiere averiguar.

Cada una de las columnas de Pacheco que ahora dan forma a esta antología, son una ventana que permite al lector asomarse a la literatura mexicana y universal, a la historia, a lo más significativo de la cultura universal de forma sencilla, amena. En este aspecto Villoro apunta: “En el caso de José Emilio Pacheco la claridad fue la obligación que él se asignó a sí mismo como cronista, de tal manera que pudo abordar los temas más complejos de una manera accesible para el periodismo mexicano. En alguna de sus estampas él celebra al autor inglés Chesterton y habla del enorme respeto que tiene por la persona al otro lado de la página, por el ser común que puede interesarse, eventualmente, en lo que él está diciendo, y comparte este talante con Chesterton.”

Echando mano de la imaginación, la información y el sentido del humor, los inventarios de Pacheco transitaban por temas desde lo anecdótico hasta hechos históricos. Para destacar esta faceta en los textos del escritor, Villoro recuerda : “En un momento dado Antonio López de Santa Anna, el dictador mexicano, es arrestado por un militar norteamericano y él no tiene nada que hacer y está masticando algo que le parece extraño a este militar y le dice: ¡qué es eso que mastica?, ah pues una cosa típica de los chicleros en México y se llama chicle, le explica. Este militar se llamaba Adams, y ese es el nacimiento de los chicles Adams.  El mítico fundador de los chicles es Santa Anna, no sólo perdimos la mitad del territorio, sino que todos los chicles se fueron de México. Ese tipo de rarezas, de minucias, están en los tres tomos del inventario.”

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *