“Tränenpalast”, una reflexión sobre la memoria y la otredad

  • “En este cruce de caminos y de tiempos convergen  varias historias: “es un recorrido histórico a través de varios conflictos bélicos que han marcado la historia del mundo, retomamos la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial…”: Josué Almanza.




Por Salvador Perches
Ciudad de México, 23/01/17
(N22).- Los directivos del Teatro El Milagro buscan refrendar dos necesidades
del recinto: abrir ventanas al mejor teatro que se hace en el país con el
ideario de construir una nación teatral, y refrendar la vocación de El Milagro
como un espacio abierto a proyectos que aspiran a la autogestión y a la
independencia artística. El primer ejercicio será el Séptimo Ciclo de los
Estados.
Dentro del ciclo se
presentará Tränenpalast, pieza de Epitafios
Laboratorio Teatral (Puebla) grupo independiente cuya labor reside en la
exploración dramatúrgica y actoral para diseñar dispositivos plásticos que
construyan lenguajes poéticos en escena.
Tränenpalast es una palabra en alemán que significa ‘estación de
lágrimas’, tiene mucho significado porque durante la separación de Berlín
oriental y occidental esta era la última estación del tren de oriente a
occidente, se conoce así porque ahí se despedían las familias, las que quedaron
divididas por él”, comentó Josué Almanza, autor y director.
En este cruce de caminos y
de tiempos convergen  varias historias:
“es un recorrido histórico a través de varios conflictos bélicos que han
marcado la historia del mundo, retomamos la Primera Guerra Mundial, la Segunda
Guerra Mundial, el enfrentamiento de las potencias durante la guerra
tecnológica, que es Rusia contra Estados Unidos, y finalmente la separación de
Berlín en occidental y oriental”.
Para el grupo teatral, “el
hilo (conductor) surge a partir de la necesidad de no olvidar, de que exista
memoria colectiva y memoria social porque creemos que no tenemos ese registro
de las huellas anímicas de nuestros antepasados, de nuestras familias y
entonces pareciera que nunca sucedió, que las tragedias que nos han marcado
como humanidad no están registradas”.
El problema de la
desmemoria y la falta de conciencia, lamentablemente se da de manera
consciente, sobre todo en esto tiempos donde impera la intolerancia.
“Todos los conflictos
surgen a partir de la intolerancia de no saber, de no reconocernos en el otro.
Yo me confirmo como ser humano gracias a que el otro me ve, me siente y me
acepta tal como soy, entonces todo lo que tiene que ver con el racismo, la
discriminación, es producto del no entendimiento, de la no aprehensión de la
conciencia humana”.

Epitafios Laboratorio
Teatral ha sido beneficiado con estímulos y becas a nivel estatal, nacional e
internacional. El grupo desarrolla a la par una consultoría escénica con micro
empresas especializadas en la producción, la publicidad y la editorial dramatúrgica.
Imagen:http://bit.ly/2jV1NbN
17AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *