“La patria Insomne” de Carmen Boullosa es el suave acoger de la cuna

Por Rosa Gámez  

DISTRITO FEDERAL, México, 06/06/12, (N22).- 

La Coordinación de Literatura de Bellas Artes en conjunto con la
Universidad Autónoma de Nuevo León, abrieron las puertas del auditorio Manuel M. Ponce del Palcio de Bellas Artes, al crítico y filósofo Carlos Pereda Failache para la
presentación de la más reciente publicación de la autora Carmen Boullosa: La
Patria Insomne,
quien a su vez, hizo acto de presencia para comentar su más reciente obra. 

El Presidente de la Asociación
Filosófica de México, Carlos Pereda dijo
que Carmen Boullosa no es una simple escritora, si no la denomina como una
“Gitana”, por su esencia como poeta, indicando que “los poetas son los
guardianes de las palabras de su tribu”, además dijo que Boullosa se expresa con
fortaleza y es seductora, pues quien lea sus versos se transportará a la situación
por la que atraviesa una sociedad joven, una sociedad sufrida, que a base de
esfuerzos intenta sobrevivir al asfixiante proceso del vivir.
Comparó a la
“Salvaje” autora Boullosa y al “revolucionario” López Velarde con su versión en
contra de la violencia incontrolada; ambos poemas tiene mucho que ver en su
paralela divergencia de la patria.  
Pereda resumió el poema de la escritora con tres
palabras, con las que definió la naturaleza de la obra. 
Externó detenidamente a la patria
como una madre, como un ser que destierra, dándole a la poeta un adjetivo de
inmigrante, “una inmigrante que no ha traspasado ninguna aduana”. Continuó con
la palabra insomnio, haciendo referencia al nulo despertar de una sociedad que
no revive y protesta ante la muerte y la injusticia. Cerró con el adjetivo
suave, donde señaló que es una expresión de hartazgo por parte de la entrañas
de la patria, “ya estuvo suave”.
Concluyó la novelista Carmen
Boullosa con la lectura de unos fragmentos de su  reciente publicación. Agregó que el poema “La
patria insomne” surge ante la mexicanidad que la embriaga al radicar fuera de
su raíz, lo que la hace extrañar los aromas, los sonidos, y la suavidad de la
cuna que la vio crecer.

Foto: Rosa Gámez

12MAG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *