Esquirlas del “debate”

Por Huemanzin Rodríguez

DISTRITO FEDERAL, México, 08/05/12, (N22).- Un poco desordenada fue la llegada al World Trade Center el domingo por la tarde, había tres entradas al edificio sobre la calle Dakota, una para invitados especiales, otra para los candidatos y una más para medios de comunicación.

La policía federal era la encargada de la vigilancia. La única forma de poder observar la llegada de los candidatos fue en un corral donde periodistas, fotógrafos y camarógrafos compartían espacio con un charco grande. El primero en llegar, rápido y temprano fue Gabriel Quadri.
Cerca de las 18:30, del otro lado de la calle, se colocó la “chaviza revolucionaria”, jóvenes con playeras rojas y gafas tipo visor que con una bocina inundaron el ambiente con temas de reggetón proselitista, que no silenciaron hasta casi empezado el debate.
Discreta llegó una mujer con un cartel en apoyo a Andrés Manuel López Obrador que agitaba como estandarte cada vez que un auto pasaba por la calle, el reflejo de la luz en los parabrisas no permitía ver con claridad los rostros de los ocupantes de los autos, eran pocos metros de distancia cuando se revelaban Porfirio Muñoz Ledo y luego Enrique Jackson.
Se juntaron más seguidores de López Obrador y la chaviza revolucionaria subió el volumen del su sonido. No se veían partidarios de Nueva Alianza ni de Acción Nacional.
Dos personas con una manta en rojo protestaron por los asesinatos recientes de periodistas en Veracruz, y muchos más en todo el país.
A las 19 horas llegó “La jefa” como nombran al autobús de Josefina Vázquez Mota, en la esquina con Filadelfia frenó y descendieron sus ocupantes. Ella entró al edificio en un auto y su equipo caminaba del otro lado de la calle, se veía a Isabel Miranda de Wallace, Pablo Emilio Madero y Santiago Creel entre otros invitados de la candidata.
El enigma se reveló, los seguidores del Acción Nacional no estaban en la calle, estaban en el primer piso de un restaurante especializado en vino sobre la calle Dakota, tenían pantallas preparadas para transmisión.
Iban y venían las camionetas, Pablo Gómez dentro de una de ellas.
Cerca de las 19:30 llegó el tsuru blanco de Andrés Manuel y rápidamente se metió al World Trade Center, sus seguidores no se dieron cuenta, tampoco los priistas que en ese momento bailaban.
El último de los invitados especiales en llegar, fue el rector de la UNAM, José Narro Robles.
Minutos antes del debate un grupo grande personas en apoyo al movimiento Morena, con altavoz en la esquina de Filadelfia, manifestaban su apoyo, otro con una manta denunciaba a políticos por ecocidio.
Ya en el primer piso del World Trade Center, en sala de prensa, se cayó la señal de Internet, los cables habían sido pisados. No había líneas telefónicas y no se permitió transmisiones desde el interior, incluso vía streaming.
Comenzado el debate las expresiones de los periodistas eran más emocionantes que lo que pasaba en pantalla, primero cuando al principio salió la edecán, después cuando Peña Nieto le dijo a Vázquez Mota: “Usted no asistió a la cámara de diputados”, nuevamente cuando López Obrador le dijo a Peña Nieto “mis colaboradores acusados de corrupción purgaron condenas, los suyos no”. Y las risas se escucharon cada vez que Quadri decía, excluyéndose del papel que ahora desempeña: “como siempre los políticos peleándose”.
Al final los corresponsales no tenían claro si había un ganador, cada uno se proclamaba vencedor, sus seguidores los celebraban como tal, rasgo común en candidatos y servidores públicos, se asumen infalibles.

Foto: http://bit.ly/JdAH4C

12AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *