“Notas para no olvidar”

La isla de Cuba se convierte en el punto de encuentro para contar una historia íntima y muy personal a través de las anotaciones meticulosas que tiene Piro, el protagonista de esta historia

Ireli Vázquez / Ciudad de México

El cine documental es aquel que indaga la realidad, plantea discursos sociales y replantea historias particulares y colectivas. A través de este entendido es que el cineasta Hatuey Viveros desarrolla su segundo largometraje, Notas para no olvidar. 

Una película que cuenta la historia de Piro, un matemático cubano que tiene como particularidad llevar anotaciones meticulosas en sus cuadernos. Como si de un diario se tratara, en el primero lleva un control riguroso de sus gastos, en otro, anota los acontecimientos más importantes de su vida, y por último su cuaderno más particular, en él anota la ubicación de ciertos objetos que recolecta a lo largo de sus días, y si en algún momento los llegara a necesitar, este cuaderno le ayuda a recordar dónde los coloco.

«En esta nota de ubicaciones, es donde él anota en dónde se encuentra cada uno de los objetos que puede ir recopilando en la calle o que se va encontrando. En Cuba mucha gente almacena objetos porque no hay esta posibilidad inmediata de ir a la ferretería y encontrar un tornillo de tal medida o cierto objeto en particular,  entonces la gente va almacenando objetos y cosas por si los llegara a necesitar», mencionó en entrevista Hatuey Viveros.

El motivo para atreverse a contar esta historia, se debió a un ejemplo básico, el de los arqueólogos. «Ellos se ponen muy felices de encontrar una vasija completa de alguna cultura pasada, pensando en que a partir de los objetos pudieran recrear todo un sistema cultural; entonces en mi mente creí que sería bueno que a partir de las notas de los objetos poder crear o recrear todo este sistema cultural de lo que significa esta Cuba». 

Si bien la historia parte de estas notas para no olvidar, el largometraje llevará al público a un viaje por la vida de tres generaciones de esta familia cubana, pero también por la vida del cineasta, pues Viveros comparte un parentesco familiar con esta familia, ya que Piro es su tío abuelo. 

«Hay una necesidad de búsqueda. Mi abuelo era cubano. Él se vino a México y conoció a mi abuela, y hubo una historia de amor. Entonces yo tenía ganas de conocer Cuba desde la perspectiva de mi familia y mi abuelo en algún momento me invitó a que pudiéramos ir a conocer a la familia y ese año murió, y me quedé con esas ganas de tener noticas de qué es Cuba, sobre todo también cuando tienes una aproximación más desde la cultura que desde la política, de si estas a favor o en contra de los sucesos políticos y entonces hay una aproximación cultural muy desde esa nostalgia. Cuando viajo a Cuba, logro contactar con algunas personas de mi familia y ahí inicia esta relación y descubro una Cuba que no tiene nada que ver con ninguno de los dos discursos, ni con el discurso revolucionario ni con el discurso antirrevolucionario».

«Entonces la Cuba de mi familia, la Cuba que se vive del día a día me fascina, me encanta lo que veo, […] descubro la cercanía con las personas que habitan el día a día en la isla y eso es lo que quería retratar, y entonces cuando veo esta particularidad de la libretas, digo claro desde aquí lo podemos hacer vamos a tomar las notas y vamos a tomar los objetos para retratar la vida cotidiana desde estos elementos», explicó. 

Notas para no olvidar cuenta con la participación de un talentoso equipo creativo, entre los que destaca el trabajo como editor de Pedro Gómez García, Isabel Muñoz y el diseño sonoro de Pablo Fernández, quienes en todo momento trataron de llevar la esencia de esa Cuba que muy pocos conocen. 

«Yo creo que de las cosas que uno más disfruta como documentalista es cuando las personas te abren su vida para que las puedas explorar sin ningún prejuicio, con esa confianza, con esa libertad, sabiendo que tu te debes a esa verdad que estas tratando de plantear,entonces yo creo que es un intercambio muy lindo donde te dan confianza y devuelves una mirada respetuosa», comentó Hatuey Viveros.Este fin de semana, Notas para no olvidar, llega a las salas de la Cineteca Nacional, donde tendrá su estreno el viernes 21 de mayo a las 21:00 horas.