Agricultura y salud alimentaria: estrategias post-pandemia

La representante de la FAO en México, Lina Pohl, destaca que la alimentación con productos frescos y naturales no cura el virus, pero sí es un factor importante para preservar nuestra salud

Ciudad de México (N22/ Ireli Vázquez).- Dentro de un sinfín de problemáticas que ha dejado la actual pandemia, una de las más grandes y preocupantes es el desempleo, que conlleva a una futura pobreza y por ende a una inseguridad alimentaria.

Es por este motivo que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ha recomendado a los gobiernos que declaren la agricultura como actividad estratégica para mantener vivo el sistema alimentario y ésta no se convierta, también, en una crisis alimentaria.

«La situación que vivimos es muy complicada, francamente en términos del impacto que esta pandemia ha tenido, en primer lugar en vidas humanas, pero también el impacto económico y social en las familias, en aquellas personas que van a perder su empleo o que lo han perdido. En ningún momento de la historia habíamos tenido una crisis que afecte la oferta y la demanda, es decir que afecte la producción por cerrar canales de distribución, pero que al mismo tiempo afecta la capacidad adquisitiva, el nivel de los ingresos. Eso es lo que ha sucedido en esta crisis. De tal manera que, lo primero que se pide es que no hagamos más dramática está situación por la que atravesamos. Esto significa que aseguremos los alimentos para las personas y  mantengamos las cadenas de suministro activas. Es una gran tarea para nosotros y creo para todos los gobiernos, afortunadamente es una tarea esencial, sino tendríamos una crisis todavía más dramática de la que tenemos ahora», explicó en entrevista Lina Pohl, representante de la FAO en México. Y es que, ¿qué hubiera pasado si los agricultores se hubieran detenido por el COVID- 19?, no hubiéramos tenido verduras, frutas, u hortalizas que consumir y, por ende, nuestra cuarentena hubiera sido más difícil sin este tipo de alimentos.

La FAO menciona que el sector de la agricultura ha sido uno de los menos afectados por la crisis, pero ¿por qué ha sido así?, Lina Pohl explicó que se debe a que «es el último que vas a cerrar, es el último por el cual vas a querer que tenga impacto, pero ojo, no todos los países han adoptado las medidas positivas que se han adoptado en México. Todos piensan en el tema de proteccionismo, cerrar fronteras, cerrar vuelos, etcétera, por supuesto que la prioridad es la salud de las personas, pero lo que queremos es que se mantenga ese sistema inmunológico de manera adecuada, activo, alimentando a las personas con alimento frescos, sanos, queremos que los productores sigan teniendo sus productos y se puedan disponer de esos productos en el mercado y que sean comprados.»

Pero si hacemos caso de las previsiones que estiman que en el 2050 el planeta tendrá nueve mil millones de habitantes, satisfacer las necesidades alimentarias y nutricionales de la población mundial incrementará aún más la presión sobre los sectores agrícolas: agricultura, ganadería, silvicultura y pesca. Ante este panorama, los expertos recomiendan abandonar las políticas y prácticas actuales para abrazar enfoques más sostenibles. ¿Cómo? La FAO menciona: «producir más con menos para salvaguardar los recursos naturales, mejorar la resiliencia y aumentar los ingresos netos». Alcanzar este objetivo requiere de una “visión común” de la alimentación y la agricultura que adopte los principios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados en la Agenda 2030.

Si bien la FAO y la Secretaría de Agricultura de México se encuentran implementando estrategias para el buen funcionamiento de la agricultura en el país, como lo son el apoyo, el financiamiento y la distribución, también mencionan que a través del consumo local la ciudadanía puede apoyar al sector y, sobre todo, a la propia salud.

«Todo lo que el cuerpo realmente requiere y necesita está ahí en los productores locales. Yo veo que México ha hecho un trabajo espectacular en llevar estos mercados ambulantes, mercados en cada barrio, en cada sitio, la Central de Abasto. Asimismo, en pocos meses va a entrar en México el etiquetado frontal de advertencia y va a permitir a todos saber cuáles son esos productos que pueden causar un daño, un efecto a su salud y a su vida misma».

El tema de salud alimentaria es uno de los más importantes. La edad, el sexo y las enfermedades como la obesidad, el sobrepeso y la hipertensión juegan un papel decisivo. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en México más del cuarenta por ciento de su población son considerados obesos. Las tasas de obesidad de los niños y jóvenes se han incrementado en las últimas décadas, poniendo ahora, en primer lugar, a más personas en peligro de muerte. Es por eso que la FAO, también recomienda una buena alimentación.

«La agricultura es esencial, es el alimento, es lo que nos va a proteger contra el virus, no nos va a curar, pero nos va a proteger, nos va a fortalecer nuestro sistema inmunológico. Yo siempre digo que es preferible, y sobre todo en esta época de pandemia, consumir productos frescos, productos naturales, productos nutritivos, porque eso lo va a mantener a usted en mejores condiciones», concluyó la Representante de la FAO en México.