¿Es Ben Brooks un autor destacado?

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

Publicado por Blackie Books, en español, nos asomamos a dos obras de este joven autor que se ha vuelto un referente de la narrativa anglosajona

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”https://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/07/brooks.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/ Alizbeth Mercado). – En un cintillo del libro Crezco (Blackie Books,2011), de Ben Brooks, leí que este autor era el escritor que mejor entiende la realidad. La sentencia puede parecer tajante, y tampoco quiero caer en una discusión bizantina al mérito literario, sin embargo, esta frase tiene un alto grado de certeza.

Ben Brooks (Gloucestershire, 1992) es autor de novelas como Crezco (2011), Lolito (2014), Hurra (2016) y Stories for Boys Who Dare to Be Different: True Tales of Amazing Boys Who Changed the World Without Killing Dragons (Hachette UK, 2018), pero en este texto solo me referiré las dos primeras, que, a decir verdad, compré por su llamativa edición con pasta dura y portada floreada que parece papel tapiz de una casa del siglo XX.

Volvamos al primer punto. ¿Es Ben Brooks un autor destacado? Sí. Aunque ha sido criticado por ser un joven que escribe sobre adolescentes siendo adolescentes, (quizá por lo engorroso que resulta a las personas transitar por esta etapa de la vida y leer dramas ajenos) hay tres razones que destaco para leerlo:

Brooks es honesto, no en un afán moral, sino que su escritura atrapa y no tiene un tufo esnob ni pretencioso. Su ligereza lo hace atractivo. Tanto Etgar (el protagonista de Lolito) como Jasper (el protagonista de Crezco) saben que su estadio emocional y cambiante los tiene en un letargo del cual no quieren salir; sin embargo, su actitud ecuánime (con su dosis de drama) hace que las aventuras de ambos sean interesantes porque entienden que en la vida se necesita ficción para afrontarse.

Tras una decepción amorosa, Etgar tiene conversaciones en chats eróticos y se apoda “Bolas dulces”, crea simpatía con una interlocutora (o interlocutor, nadie sabe quién está detrás de la pantalla) y forma una personalidad que no finge un perfil distinto a sí mismo. Etgar admite que le gusta ver las películas de Bridget Jones, comedias sin muerte y comer helado. Después de un tiempo, tiene una relación con una mujer madura que se encuentra igual de sensible que él. Tiene la dosis necesaria de humor negro y compara la vida con las películas.

En Crezco, también se habla de amor y relaciones interpersonales, pero Jasper es un espectador que desarrolla esta historia por medio de un thriller imaginario. Piensa que su padrastro es un asesino serial que hará daño a su madre, pero tras una serie de pesquisas, descubre que no sucederá y que nadie está enterrado en el patio del vecino. Mientras la historia se desarrolla, Jasper tiene experiencias románticas, escolares y sexuales.

El Internet está presente de manera cotidiana, no lo elogia, no pregunta sobre nuestra vida antes y después de este invento. En Lolito, las decepciones amorosas ocurren en Facebook y en Crezco las conversaciones en chats digitales tienen un papel importante, porque los personajes de ambas novelas tienen conexión en sus casas. Es curioso como Brooks retrata los inicios de la digitalización en la primera década del siglo XXI, es decir, estos chats ocurren en las computadoras, y revive la nostalgia de plataformas que anteceden a las que tenemos en los teléfonos todo el tiempo.

Quizá (en ese afán de especular de Jasper) Brooks sabe que, al final del día, sus relatos son de adolescentes que se quejan, pero lo que pude leerse en ellos es que guardan significados profundos de la vida y que las emociones mutan con la edad, pero no son privativas de una generación a otra. No sé si sea el autor que “mejor entiende la realidad” y tampoco sé si esta frase de Nick Cave, sobre Lolito, “El libro más divertido y brutal que he leído en años. Me ha vuelto loco”, que aparece citado en un cintillo, sea un artilugio comercial o sea genuina; pero Brooks me recuerda un dicho irónico de las redes sociales: “Millennials se dan cuenta”, que refiere a los descubrimientos generacionales. Si es así, entonces Brooks sí es un gran intérprete de su contexto.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]