Ehécatl, ventana arqueológica

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

El templo dedicado a Ehécatl-Quetzalcóatl que fue hallado en el recinto ceremonial México-Tlatelolco y dado a conocer a finales del 2016, es abierto al público luego de las labores de trabajo y documentación realizadas por el INAH

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”https://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/06/Ehécatel-Quetzalcóatl_1.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- La ventana arqueológica que permite observar el templo dedicado a Ehécatl-Quetzalcóatl, dios mexica del viento, se inauguró en Tlatelolco. Hallado en 2014, durante la construcción de un Centro Comercial, en la avenida Ricardo Flores Magón, este vestigio en forma circular, que se piensa fue construido entre los siglos XIV y XV, refleja tres momentos distintos del recinto ceremonial a lo largo de 250 años.

Respecto a éste, Eduardo Matos Moctezuma explica que “este trabajo en realidad empezó hace apenas unos cuatro años y representa mucho porque cada excavación arqueológica aporta, en mayor o menor grado, información para nuestra historia, entonces, por eso sí es muy importante que se lleven a cabo estos trabajos de rescate, pero sobre todo ponerlos a la luz, que la gente pueda visitarlos. La tónica que ahora se está siguiendo precisamente, es esta la de salvaguardar, aunque sea debajo de unos edificios modernos, estos espacios arqueológicos para que la gente pueda visitarlos.”

Ubicado en lo que se considera la ciudad gemela de Tenochtitlan, esta construcción tiene doce metros de diámetro y una plataforma de acceso de cuatro metros hacia el frente con vistas al oriente. En este lugar se encontró una veintena de entierros prehispánicos con figuras que representaban al dios del viento y en un extremo de la estructura puede apreciarse un templo anexo que cruza por debajo de la vialidad y se piensa que está relacionada con deidades como Xipe Tótec, dios de la siembra, vinculado a Ehécatl.

“Es un momento de mucha alegría poder tener a la vista monumentos como el que vemos aquí, a Ehécatl, y sobre todo invitar al público a que venga a verlo, que lo visite, que lo disfrute y que conozca un poco más de la antigua ciudad de Tlatelolco.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]