Cuerpos para la ciencia

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

¿Cómo contribuye a la investigación la donación de cuerpos? El responsable del Programa de Donación de Cuerpos de la UNAM nos explica los beneficios de difundir la cultura de la donación

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”https://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/06/donacion_cuerpos.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″]

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Permitir que nuestro cuerpo después de morir sea un elemento de estudio científico es posible gracias al Programa de Donación de Cuerpos de la Universidad Nacional Autónoma de México, que pretende impulsar el desarrollo de investigaciones médicas y de nuevas técnicas quirúrgicas. Diego Pineda, responsable de dicho programa, cuenta en entrevista que éste inició un 10 de octubre del 2016 con el objetivo de asegurar su disponibilidad y cuyo uso se acota a dos fines: la investigación y la docencia.

“Nosotros manejamos un promedio de  entre 200 y 300 cuerpos al año, yo sé que pareciera muchísimos cuerpos, pero nuestras cifras no nos favorecen; en el primer año de la carrera tan sólo tenemos mil 800 alumnos que ingresan a nuestras aulas, eso es el pregrado y en el posgrado tenemos más de 10 mil residentes que dependen de la UNAM, entonces por supuesto esto es una cifra en donde no nos alcanza. La condición en la que llegan los cuerpos con nosotros es a través de convenios que se tienen con el Instituto de Ciencias Forenses y el Tribunal Superior de Justicia, en donde un cuerpo después de 72 horas de no ser reclamado por algún familiar puede pasar a una institución educativa, esto es algo que está en la Ley”.  En países como Japón, por ejemplo, se declaró un abasto de cuerpos en sus universidades hasta el 2021, gracias programas como éste. Sin embargo, este método tiene algunas desventajas ya que debido a la autopsia que se le realiza a los cuerpos para conocer la causa de muerte se hacen cortes a los órganos, lo que limita la posterior investigación.

“Lo que nosotros buscamos en este programa es que la gente decida donar su cuerpo a la ciencia, que los cuerpos lleguen de manera íntegra y que además nosotros tengamos todo el registro del cuerpo”, dice Pineda. “¿Qué implica esto?”, continúa, “que nosotros sepamos todo acerca de alguien, por ejemplo, una persona de veinte años decide donar su cuerpo, y resulta que fallece a los cien años, entonces por lo menos tuvimos ochenta años de seguimiento, esos años de seguimiento nos permiten tener toda la información en donde yo supe qué padeció, qué cirugías se le realizaron, qué enfermedades tuvo y que al momento de llegar a la institución se le puede destinar a algunas líneas de investigación.”

¿Qué se necesita para ser donador?

“Para ser donador, el requisito indispensable es que tengan la firme convicción de donar, que sean personas altruistas que quieran ayudar en el avance de la ciencia de nuestro país y luego existen otros tres requisitos que no los ponemos nosotros si no la Secretaria de Salud, porque son cuerpos que van a estar con personas y debemos asegurarnos que no tengan ninguna enfermedad infecto-contagiosa, son tres enfermedades las que no aceptamos: tuberculosis, VIH y Hepatitis C.”

Hasta ahora, sólo 800 personas se encuentran registradas en este programa, que cuenta con dos modalidades, una de ellas es la donación de cuerpos por un tiempo determinado, que tiene como mínimo dos años. Y “la otra modalidad es que el cuerpo se quede para siempre en la Facultad de Medicina. El beneficio es grande, en primera, estamos formando, va a disminuir los errores por falta de práctica, va a disminuir, si se descubre en alguno de estos cuerpos algún procedimiento quirúrgico nuevo, la mortalidad.”

Para formar parte de este programa sólo necesita registrarse en la página pdc.unam.mx/, realizar una entrevista y entregar los documentos necesarios. Garantizar el anonimato y el trato digno de los cuerpos es fundamental para la Facultad de Medicina de la UNAM.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]