La Colección Nacional de Paleontología, la más grande e importante de México

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light”]

El INAH registra la Colección de Tipos, parte de ésta, que le da certeza legal y reconocimiento como acervo único

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.0.106″ src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/04/DVTuaHiVoAAFzMF.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” align=”center” always_center_on_mobile=”on” force_fullwidth=”off” show_bottom_space=”on” /][et_pb_text _builder_version=”3.0.106″ background_layout=”light” text_font=”Georgia||||||||” text_font_size=”16px” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em”]

Ciudad de México (N22/Perla Velázquez).- La Colección Nacional de Paleontología es la más grande e importante de México. Ésta resguarda ejemplares de fósiles (vertebrados e invertebrados), plantas y huellas.

Jesús Alvarado, coordinador de esta colección, nos explica que ésta es “la sección más importante de la colección se llama Colección de Tipos, es en donde se resguardan los fósiles que de alguna manera han sido utilizados para nombrar nuevas especies. Actualmente tenemos cerca de 10 mil fósiles de este tipo en nuestra colección y también fósiles que de alguna manera han sido utilizados en investigaciones científicas que han arrojado algunos resultados y que se mantienen ahí como evidencia y como aval de ese conocimiento científico.”

La Colección está dividida en cinco secciones: Geográfica de Referencia, Material Extranjero, Material Reciente, Moldes y la de Tipos, esta última recientemente fue registrada en el INAH, para proporcionar legalidad y protección al patrimonio paleontológico del país.

“Lo importante de esta colección”, nos explica Violeta Romero, quien se encarga de mantener bajo los estándares adecuados la colección, “es que es material que ya está publicado, que tú llegas a la colección y cada uno de estos ejemplares va a tener una publicación científica asociada. En esta colección, la colección de tipos está compuesta no únicamente por nuevas especies, también tenemos material que ya ha sido descrito antes, pero que ha servido o que sirve para ampliar las descripciones iniciales o para dar referencia de que existen en otras localidades. Tenemos ejemplares desde el paleozoico hasta el cenozoico, es una buena parte del tiempo geológico.”

Estos fósiles no se encuentran en exhibición al público en general, únicamente para consulta científica. La colección de tipos se resguarda en el Museo María del Carmen Perrilliat del Instituto de Geología de la UNAM.

“Actualmente, la colección es nutrida por el trabajo de todos los científicos que forman parte del departamento de Paleontología de la UNAM del Instituto de Geología de la UNAM y también de otros paleontólogos que de alguna manera contribuyen con nosotros o al saber que existe esta colección nacional deciden depositar estos materiales en México después de que ellos los han estudiado”, dice Alvarado.

El siguiente paso para preservar la colección es que el INAH también registre las localidades paleontológicas, que aseguran son cerca de 4 mil espacios en los que se han encontrado fósiles.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]