«Safari»: el horror y lo grotesco de la naturaleza humana

[et_pb_section admin_label=»section»][et_pb_row admin_label=»row»][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Ulrich Seidl se aproxima, sin prejuicios y deja al espectador formar una opinión propia, a una práctica censurable que se vende como actividad turística y familiar en África

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=»Imagen» src=»http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/12/SAFARI-03.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» animation=»left» sticky=»off» align=»center» force_fullwidth=»off» always_center_on_mobile=»on» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid» /][et_pb_text admin_label=»Texto» background_layout=»light» text_orientation=»left» text_font=»Georgia||||» text_font_size=»16″ text_text_color=»#000000″ text_line_height=»1.6em» use_border_color=»off» border_color=»#ffffff» border_style=»solid»]

Ciudad de México (N22/Ana León).- En 2016 el documental Safari, del vienés Ulrich Seidl (Viena, 1952), que aborda el tema del turismo de caza de animales salvajes en África, se presentaba en Venecia fuera de competencia. En aquellos días el filme fue bien recibido por la crítica por la forma en que, libre de prejuicios, el cineasta se acercó a los cazadores teutones con auténtica fascinación.

En esta entrega que llegó a las salas de cine de la Ciudad de México, el director de la trilogía Paraíso (2012-2013) no sólo aborda la práctica de matar en vacaciones o se adentra en la mente de aquellos que han hecho de este sangriento y repulsivo deporte una actividad familiar; libre de prejuicios, el documental de Seidl va más allá de eso: se adentra en la naturaleza humana, en lo grotesco de ésta. 

La cámara de Seidl observa, explora y deja que el espectador elabore sus propias conclusiones sobre la fascinación humana que crea matar por placer, actividad que está permitida y es promovida como actividad turística en países como Zimbabue, Sudáfrica, Botsuana, Namibia y Tanzania donde el precio por matar un impala es de 245 euros, 615 euros se cobran por la vida de un ñu, la de un león, en cambio, alcanza los 50 mil euros.

Llama la atención que Seidl logra el testimonio de amantes de la caza, pero no de magnates, sino de occidentales promedio que le permiten entrar a ese espacio de dramáticos rituales y de lo grotesco, donde la vida animal es clasificada y eliminada como forma de placer casi sexual.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *