Muere Derek Walcott a los 87 años

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Arial|on|||” text_font_size=”18″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El premio Nobel de Literatura 1992 se destacó por darle su justa dimensión a la historia y experiencias del pueblo caribeño

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://www.thesundaytimes.co.uk/sto/multimedia/dynamic/00827/STL0447WALCOTT_827021k.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”2_3″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Arial||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- El Nobel de Literatura  1992 Derek Walcott falleció esta mañana a la edad de 87 años, en su casa en la isla de Santa Lucía, Barlovento.

Hijo de una profesora de artes de origen afrodescendiente y de un pintor británico, nació en Santa Lucía el 23 de enero de 1930. Cursó sus estudios de licenciatura en la Universidad de West Indies en Jamaica. A los 18 años, hizo su debut con 25 poemas, pero su descubrimiento vino con la colección de poemas, En una noche verde (1962).

Más tarde se mudó a Trinidad y Tobago, lugar en el que fundó el “Taller Trinitario de Teatro”, donde produjo sus primeras obras. En 1981 comenzó a  vivir en Estado Unidos y a trabajar en la Universidad de Harvard, posteriormente fue  profesor de literatura y composición de la Universidad de Boston.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_testimonial admin_label=”Testimonio” url_new_window=”off” portrait_url=”https://media1.britannica.com/eb-media/21/20921-004-43A4CC43.jpg” quote_icon=”on” use_background_color=”on” background_color=”#f5f5f5″ background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

“El vocabulario personal, la melodía individuo cuyo metro es la biografía de uno, se une a ese sonido, con un poco de suerte, y el cuerpo se mueve como un caminar, una isla de vigilia.”

Derek Walcott (1930 – 2017)

[/et_pb_testimonial][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Arial||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

En 2011 le fue otorgado el premio T.S. Eliot de Poesía. Fue considerado uno de los más grandes poetas de Caribe por darle su justa dimensión en la mayor parte de sus obras a las experiencias del pueblo caribeño, y su particular mezcla de culturas: africana, inglesa, y holandesa.

Entre sus obras más destacadas se encuentras: Otra vida (1973), Uvas de mar (1976), El reino de la manzana estrellada (1979), El viajero afortunado (1981), Verano (1984), El testamento de Arkansas (1987) y Omeros (1990).

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”1_4″][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_2″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Arial||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

 

Sargazos 

Esa vela que descansa en la luz,
hastiada de las islas,
una goleta que surca el Caribe

En dirección al hogar, podría ser Odiseo,
camino a casa en el Mar griego;
aquel ansia de padre y esposo

Bajo las arrugadas uvas agrias, es
como aquél adultero que escucha el nombre de Náusica
en el grito de cada gaviota.

Esto no tranquiliza a nadie. La vieja batalla
entre la obsesión y la responsabilidad
no terminará nunca y ha sido la misma

Tanto para el navegante como para el que se retuerce allá en la orilla
sobre sus sandalias al encaminar sus pasos hacia el hogar,
desde que Troya suspiró su última llama,

Y la roca del gigante ciego sacó la batea
de cuyo pozo surgen los grandes hexámetros
que terminan en marejadas exhaustas.

Los clásicos pueden consolar. Más no lo suficiente.

[/et_pb_text][/et_pb_column][et_pb_column type=”1_4″][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_video admin_label=”Vídeo” src=”https://www.youtube.com/watch?v=N7jOoq97t20″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Arial||||” text_font_size=”12″ text_text_color=”#000000″ use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen principal: The Sunday Times/ © Nigel Parry

Imagen cita: Getty Images

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *