Guillermo Arriaga busca el sentido de las cosas con “El salvaje”

  • Contrario a lo que podría parecer, El salvaje, no es solamente una historia sobre un joven que busca vengar la muerte de su hermano mayor.




Por
Alberto Aranda
Ciudad
de México, 27/01/17 (N22).- Juan tuvo dos hermanos, los dos murieron por su
culpa, si no fue del todo su responsabilidad por lo menos él así lo cree. El
primero murió en el feto de su madre cuando los dos luchaban por el mismo
espacio, el segundo fue asesinado por unos fanáticos religiosos. Este es el
personaje de la más reciente novela de Guillermo Arriaga titulada El salvaje.

Con esta novela, Arriaga ganó el Mazatlán de Literatura por El Salvaje. El galardón literario lo otorga el gobierno del Estado
de Sinaloa.

“El
personaje de Juan Guillermo apareció en mi vida desde que soy prácticamente un
niño.  Estas son una serie de historias
que yo he venido recogiendo, vivencias a lo largo de la vida y poco a poco se
fueron materializando en este personaje que se llama, Juan Guillermo”, dijo
Arriaga.
Rechazado
por su madre y su padre al nacer, Juan trae en la piel el olor a muerte, si no
fuera por su abuela que se encargó de él, la muerte también  se lo habría llevado.
“Juan
Guillermo tiene un problema serio: se queda huérfano y solo a los 17 años.
Asesinan a su hermano y si una muerte en una familia pesa, cuando alguien es asesinado
pesa mucho más, entonces él tiene que sobreponerse, él tiene que recogerse a sí
mismo, reconstruirse y salir adelante”.
Contrario
a lo que podría parecer, El salvaje, no
es solamente una historia sobre un joven que busca vengar la muerte de su
hermano mayor.
El Salvaje no es una historia únicamente
de venganza. El Salvaje es una
historia de amor, amistad, pérdida; son ritos de iniciación, búsquedas
profundas del sentido de las cosas. No solamente de Juan Guillermo, también de
un personaje paralelo, Amaruq. Yo creo que es mi novela más personal. Todas son
personales pero esta es donde puse más vivencias cercanas, las experiencias de
vida más cercanas”.
Como
en sus películas y libros anteriores, la ciudad ocupa un papel central en la
historia que nos cuenta Arriaga, quien opta por una narración dinámica.
“Yo
creo que pertenezco a una tradición narrativa donde la velocidad,  el ritmo es importante. No quiero decir que
escribo como ellos, sino que pertenezco a la tradición narrativa. Desde
Heródoto, por ejemplo, hasta Stendhal, a Pío Baroja, Hemingway, a Faulkner, contar
la historia es importante y contarla con cierta trepidación y con cierto ritmo; a Martín Luis Guzmán, esa es la tradición narrativa a la que quiero pertenecer y
viene incluso desde la Biblia. Si tu lees la Biblia son frases cortas con un gran ritmo”.

El salvaje es una publicación de
Alfaguara.
Imagen:http://bit.ly/2kCmohN
17AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *