El cine mexicano profundizó su desarrollo en los recientes cuatro años: Jorge Sánchez

  • La
    industria ha crecido por encima de la economía nacional, siendo casi siete
    veces más dinámica que el conjunto de la actividad económica del país: Imcine.

Ciudad de México, 27/12/16, (N22/Secretaría de
Cultura).- “Han sido cuatro años de profunda transformación y desarrollo para
el cine mexicano que ha alcanzado cifras históricas en producción de películas
y en asistencia del público mexicano a las salas, además de avanzar en el uso
de las nuevas herramientas de distribución: las plataformas digitales como
FilminLatino y Cinema México y que han captado cientos de miles de usuarios”,
declaró Jorge Sánchez, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine).
Sánchez  recordó que este año hubo grandes
resultados en el primer semestre del año con más de 12.5 millones de espectadores
en salas y el estreno de 37 películas nacionales, 21 de ellas con recursos
estatales, la cifra más altas registrada hasta el momento, superando al 2015
cuando se alcanzó 9.5 millones de espectadores y 28 cintas estrenadas.
En los logros de estos años se cuenta también que
500 películas mexicanas tuvieron presencia internacional en 118 festivales y
encuentros cinematográficos, registrando 53 reconocimientos, 40 de ellos a
producciones apoyadas a través de los diversos fondos de apoyo a la producción
cinematográfica del Estado.
El director de Imcine precisó que de acuerdo con
las estadísticas que se han recopilado y publicado en los años recientes, la
cultura representa 2.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mayor al de
la industria básica del aluminio y a la del alquiler de automóviles, camiones y
otros transportes terrestres, y en México la industria cinematográfica ha
crecido por encima de la economía nacional, siendo casi siete veces más
dinámica que el conjunto de la actividad económica del país.
La industria cinematográfica, junto con los medios
audiovisuales, representan 15 por ciento del PIB de la cultura. El cine
constituye 8.4 del total de los medios audiovisuales y 0.03 del PIB de la
economía del país.
Jorge Sánchez explicó que la industria
cinematográfica generó 2 mil 630 puestos de trabajo (ocupados) y pagó 274
millones de pesos en remuneraciones. La producción cinematográfica requiere
insumos de 97 industrias de la economía y se vuelve un insumo para 34 que
requieren de películas para completar su proceso productivo.
2015
La producción cinematográfica en México se ha
mantenido en constante crecimiento desde hace varios años. En 2015 se
produjeron 140 películas, en géneros como ficción, animación y documental. Esta
cifra es la más alta en la historia del cine mexicano, superando las 135
producciones registradas en 1958 y las 130 que se hicieron en 2014.
El año pasado México se ubicó dentro de los 20
países con mayor producción en el mundo y uno de los principales en
Iberoamérica. Más de 70 por ciento de las películas realizadas en el país son
apoyadas por diversos instrumentos del Estado, que equivalen anualmente a más
de 800 millones de pesos.
En 2015 también se hicieron 44 películas en
coproducción internacional, 30 por ciento del total de la producción realizada
en el país, lo que representa un aumento de 10 por ciento respecto a 2014. Se
tuvo la participación de 23 países, cinco más que el año anterior. En ocho
realizaciones participaron más de dos naciones.
En este año los países con los que se realizaron
más coproducciones fueron España y Estados Unidos, seguidos de Colombia,
Francia y Canadá. En el caso de América Latina, se continuaron las
coproducciones con Chile, Bolivia, Cuba, Ecuador, Perú y Uruguay, y se hizo una
primera coproducción con El Salvador. En cuanto a naciones europeas, destaca
que se mantuvo la actividad con Holanda y, por primera vez en muchos años, con
Polonia. Al contabilizar la coproducción acumulada en los últimos nueve años,
se observa que el país con el que más se coproduce es Estados Unidos, seguido
de España, Argentina y Colombia.
2014
En 2014, con el incremento del uso de las nuevas
tecnologías, se vio una clara modificación en el costo de cada película. En
México se produjeron 130 cintas, ubicándose entre los primeros 20 países
productores de cine en el mundo. El costo promedio por película fue de 20
millones de pesos (1.5 millones de dólares), el más bajo en los últimos cinco
años.
De la producción nacional, 35 por ciento fue de
documentales, la cifra más alta en la historia reciente del cine mexicano. Se
produjeron 535 cortometrajes en prácticamente todos los estados del país; en
2010 se realizaron sólo en 20 entidades. Por primera vez en los últimos cinco
años la producción de segundas y terceras obras fue superior a las óperas
primas. La coproducción internacional se realizó con 19 países; aumentó 5 por
ciento respecto a 2013.
El costo promedio de las películas mexicanas se
redujo 10 por ciento en relación con 2013, el más bajo en los últimos cinco
años. Se considera sobre todo la producción industrial, es decir, las obras que
en su proceso de realización hacen uso de la infraestructura, tanto técnica
como creativa, instalada en el país.
Esta cifra a la baja se debió también a que las
convocatorias del Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine)
consideraron películas de bajo presupuesto: 15 millones de pesos (1.1 millones
de dólares). En 2014, las animaciones tuvieron costo promedio de 30 millones de
pesos (2.2 millones de dólares), las películas de ficción, 20 millones de pesos
(1.5 millones de dólares), y los documentales, 3 millones de pesos (220 mil
dólares).
2013
En 2013 el valor bruto de producción ascendió a 11
mil 060 millones de pesos, como dato comparativo, ese año la fabricación de
muebles de oficina y estantería registró 8 mil 802 millones de pesos. Respecto
a 2012, la actividad cinematográfica creció 8.8 por ciento, lo cual significó
un incremento de 737 millones de pesos.
En la composición del valor en el Producto Interno
Bruto de la industria cinematográfica se observó ese año que, por cada peso de
producción, 59 centavos corresponden al consumo intermedio y 41 centavos al
PIB. En lo que se refiere al costo de los insumos que requiere la industria
cinematográfica para la elaboración de sus bienes y servicios, es decir, el
consumo intermedio, se observa que en 2013 fue de 6 mil 538 millones de pesos.
Este monto fue similar al costo de producción de la fabricación de maquinaria y
equipo para las industrias manufactureras que ascendió a 5 mil 576 millones de
pesos.
El Producto Interno Bruto del cine es más del doble
que el generado por el suministro de gas por ductos al consumidor final. El
consumo intermedio del cine es casi el triple que el generado por la
fabricación de maquinaria y equipo para la industria metal mecánica. El valor
bruto de producción del cine es casi nueve veces el generado por servicios de
telecomunicaciones por satélite.
Jorge
Sánchez dijo que con nuevas plataformas de distribución, como FilminLatino, el
Imcine afronta los nuevos tiempos, donde las películas comienzan a abandonar
los soportes físicos, como el disco DVD y Blu Ray, para entrar a una transición
digital de consumo, además de dar apoyo financiero a proyectos de cine mexicano
que tan sólo en 2015 obtuvieron 186 premios en festivales de 33 países.
“Nuestro cine se ve más que nunca en México y en el mundo, lo cual refleja su
fuerza y la diversidad de visiones que lo integran”, concluyó.

Imagen:Secretaría de Cultura
16AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *