Experimentación, poesía y tecnología en “Sombra roja”

  • Otra peculiaridad que ofrece este volumen publicado por Vaso Roto Ediciones, es la posibilidad de ver cómo estas poetas están experimentando o transitando hacia otras plataformas gracias a las nuevas tecnologías.


Por Alberto Aranda
Ciudad de México, 15/12/16, (N22).- A manera de corte de caja, la antología Sombra roja reúne diecisiete poetas mexicanas
nacidas entre 1964 y 1985. Todas debían tener mínimo cuatro libros publicados
para representar la escritura que se hace el día de hoy.
“Yo no
pensé en el género. Lo que pensé fue en escrituras poéticas hechas desde el
presente. Escrituras que estuvieran amarradas a lo contemporáneo, es decir, a
nuestro día más inmediato a nuestro presente más inmediato a nuestra realidad
más cercana, que no se había buscado en otras antologías”, comentó Rodrigo
Castillo, antologador.
Además
de Cristina Rivera Garza, Mercedes Luna Fuentes, Mónica Nepote, Ana Franco
Ortuño, entre otras, el libro tiene la obra traducida al español de Irma Pineda
y Natalia Toledo. Todas ellas abordan el lenguaje de distinta manera y escriben
diversos temas.
“Los
temas son muy variados. Hay temas que son desde la ausencia del padre, desde la
carne y la barbarie, desde la violencia misma. El caso de Sara Uribe y de lo
que seleccioné ahí, tiene que ver con dos libros pero uno de los trabajos más
importantes de Sara es el de Antígona 
González, que es un trabajo de poesía documental,  de poesía de voces, de las personas que han
sufrido violencia especialmente de mujeres”.
Otra
peculiaridad que ofrece este volumen publicado por Vaso Roto Ediciones, es la
posibilidad de ver cómo estas poetas están experimentando o transitando hacia
otras plataformas gracias a las nuevas tecnologías.
“El
arte contemporáneo está contaminando las diferentes disciplinas, ahora el
lenguaje escrito, el lenguaje poético no es que esté contaminado por estas
disciplinas, sino que vuelve a adoptarlas. Quizás estoy tomando al lenguaje
escrito como la madre de los lenguajes, pero así sucede. Es el caso de Cerón,
de Carla Faesler, el caso de Karen 
Villeda y de Amaranta Caballero, que son las que de alguna manera
muestran con un lenguaje de imágenes, dan un 
apuesta distinta al lenguaje solamente escrito o el lenguaje poético”.

Imagen:http://bit.ly/2gPEzS7
16AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *