La cultura tiene un papel fundamental en los procesos sociales de cambio: Annamari Laaksonen

  • La especialista detalló
    que son siete los puntos que facilitan una buena gestión de políticas públicas:
    marco legislativo, proceso participativo, inclusión, inversión, planificación,
    evaluación autocrítica y contacto con otros sectores.

Ciudad de México, 16/11/16, (N22/ Secretaría de Cultura).- Las
buenas prácticas son bien mostradas y enseñadas por las comunidades y creadores
indígenas al saber hacer comunidad, retomar la solidaridad y el trabajo mutuo,
expuso Juan Gregorio Regino, director de Desarrollo Intercultural de la
Dirección General de Culturas Populares de la Secretaría de Cultura en su
participación en el Foro Internacional Derechos Culturales y Derechos Humanos,
que tiene lugar en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes.
En
la mesa Derechos Culturales y Políticas Públicas, el poeta mazateco se refirió
a las poblaciones indígenas y la necesidad de dejar de verlas como poblaciones
marginales invitando mejor a aprender de ellas.
“Es
importante decir que la cultura popular indígena emerge rompiendo estereotipos.
Ahora hay un movimiento indígena intelectual, artístico, estético y de
vanguardia, rompiendo esquemas tradicionales sobre el cómo mirar, leer, y
entender lo que es el arte”, indicó el escritor en lenguas originarias de
México.
Agregó
que los indígenas se sienten reconocidos en una plataforma llamada culturas
populares, y que en últimos tiempos se han decretado leyes que incluyen a los
pueblos originarios.
“El
enfoque en el que está construido y decretado el artículo 2 constitucional para
asumir que México es una nación pluricultural, es de un enfoque de protección y
reconocimiento, aunque presenta algunas lagunas”, consideró Juan Gregorio
Regino.
Expuso
que la construcción de políticas respecto a los grupos indígenas se basa en
ciertos estereotipos y prejuicios que señala no se han superado. “La población
indígena es mayoría, no es una minoría; se le considera una población
vulnerable, lo que tampoco es así, tenemos más de 500 años resistiendo; y en
sus territorios están 70 por ciento de zonas protegidas, por lo tanto no son
pobres”, apuntó.
“El
sociólogo Rodolfo Stavenhagen decía que entre más adverso el recorte y la
represión hacia las culturas populares indígenas, en lugar de mermar y reducir
la reproducción de la cultura popular ésta se fortalece”, recordó.
Por
su parte Annamari Laaksonen, directora de Investigación de la Federación
Internacional de Consejos de las Artes y Agencias Culturales (64 países del
mundo), compartió su labor dentro de esta organización e indicó que parte de su
trabajo es gestionar una base de datos de 216 países del mundo sobre sus
políticas culturales.
                 
Compartió
que la Federación Internacional de Consejos de las Artes y Agencias Culturales
tiene entre sus objetivos demostrar el valor de la cultura no sólo en lo
económico sino en la vida de las personas.
“Una
de las preguntas que se nos realiza es: cuál es el país que tiene una mejor
política cultural, con el fin de replicarlo en otro sitio, esto es imposible de
responder porque las realidades entre países son muy diferentes, así como sus
necesidades y sus demografías”, explicó.
La
especialista en derechos culturales compartió que el 80 por ciento de los 216
países con los que está haciendo una base de datos, tiene entre sus objetivos
la preservación, promoción y conservación del patrimonio cultural.
Agregó
que otros de sus objetivos son el desarrollo y promoción de las artes, el apoyo
a la creatividad, e indicó que son siete los puntos que facilitan una buena
gestión de políticas públicas relacionadas a la cultura y los derechos culturales:
un marco legislativo, un proceso participativo, inclusión, inversión,
planificación, evaluación autocrítica y el contacto con otros sectores.
“Para
que cualquier política tenga éxito es necesario reunir tantos interlocutores
como sea posible en la mesa. La inversión no sólo es financiera también en
recursos humanos, en la capacitación de los profesionales que trabajan en el
sector cultural”, apuntó Annamari Laaksonen.
Detalló
la relevancia de estar en contacto con otros sectores e instituciones, destacando
la importancia de trabajar con economistas, el sector turístico, y así
enfrentar grandes desafíos, pues, dijo, la cultura tiene un papel fundamental
para producir procesos sociales de cambio.
El
Foro Internacional Derechos Culturales y Derechos Humanos, convocado por la
Secretaría de Cultura y la Secretaría de Gobernación, en colaboración con la
Oficina en México de la UNESCO tuvo programadas en su segundo día de
actividades las mesas redondas: Derechos culturales y educación; Racismo y
derechos culturales; y Cultura y derechos conexos. Las conclusiones se
ofrecerán este miércoles 16 de noviembre.

Imagen: Secretaría de Cultura
16AM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *