¿Cómo afecta la contaminación al cerebro?

  • Cuando hay alteraciones del sueño al día siguiente las personas tienen trastornos de atención, se sienten fatigados, tienen dolores de cabeza y tienen un desempeño pobre en sus actividades.
Por Karen Rivera
Ciudad de México, 07/11/2016, (N22).- La contaminación es un riesgo
medioambiental para la salud que no sólo afecta los sistemas cardiovasculares y
respiratorios, también puede dañar al cerebro. El ozono, que producen por
ejemplo los automóviles, es uno de los desechos tóxicos más perjudiciales. 

Este
contaminante puede llegar al sistema nervioso a través del bulbo olfatorio  o a través de la sangre y puede generar
daño  oxidativo, es decir, que activa la
respuesta inflamatoria del sistema.

“La inflamación, que puede ser viral o a
consecuencia de gripe y provocar que se liberen productos dañinos al torrente
sanguíneo hasta llegar al sistema nervioso central”, comentó el doctor Carlos Paz,
responsable del laboratorio de neurofisiología.
Alguno de los efectos que provoca el ozono
en el sistema nervioso central es la alteración del sueño.
“Cuando hay alteraciones del sueño al día
siguiente las personas tienen trastornos de atención, se sienten fatigados,
tienen dolores de cabeza y tienen un desempeño pobre en sus actividades”.
Al equipo le preocupan, especialmente, los niños, “por eso hacemos
experimentos de aprendizaje con la doctora Verónica Custodio. Sometemos ratas
preñadas, durante la gestación les administramos ozono y las crías, una vez  que tienen 30 días de edad, les implantamos
electrodos que nos permitan hacer registros electroencefalógrafos del sistema
nervioso central”.   
En 1992 el laboratorio de neurofisiología
del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, liderado por el Doctor
Carlos Paz Tres, publicó un artículo en el que demostraban que las ratas
expuestas al ozono presentaban daños en el sistema nervioso y se veían
afectadas en la etapa del sueño paradójico, es decir, aquel que tiene que ver
con la concentración y la reconciliación de la memoria.
“El doctor Juan Carlos Martínez hizo una
disección del cerebro de un ratoncito que fue expuesto al ozono, de esta manera
determinadas partes del encéfalo sufrieron alteraciones en los
neurotransmisores que son necesarios para el sueño”.
Un reporte de la Unicef atribuye la muerte
de 600 mil niños por año a consecuencia de la contaminación ambiental. Algunas enfermedades
se vuelvan más graves para los pacientes que inhalan contaminantes ambientales.  
El organismo de los infantes es más
vulnerable debido a la velocidad de su frecuencia respiratoria. Es decir,
inhalan mayor cantidad de aire que los adultos. 
“Una forma de prever estos problemas es
administrar antioxidantes y vitamina C. Aumentar los niveles diariamente de
vitamina C es una buena estrategia para protegernos de Ozono”. 

Imagen:http://bit.ly/2fVn9E2
16FS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *