“La paradoja es que lo ligero se ha vuelto pesado”: Gilles Lipovetsky

  • Cuando decimos que somos felices, que somos ligeros, hablamos de la ligereza de la moda, de la consumación. Y por lo tanto, cuando hablamos de la juventud en la sociedad, tienen cada vez más cosas ligeras: el smartphone, la tableta, la desmaterialización.

Por Irma Gallo
Ciudad de México, 24/08/16, (N22).- “Quise
mostrar en este libro la paradoja que acompaña este nuevo universo de la
ligereza en el mundo. El mundo en el que viven los jóvenes no es un mundo posible. Tienen
mucha desesperanza al interior. Hoy en día, muchos son adictos.
No es ligero. Ya no puedes hablar con nadie porque su mirada, permanentemente,
está en esta adicción”, comentó el sociólogo Gilles Lipovetsky.
El autor de
La era el vacío reflexiona ahora
sobre lo que llama la ligereza de la sociedad contemporánea, que se manifiesta
en todos los aspectos de la vida cotidiana: desde la educación, la tecnología y
la medicina, hasta las relaciones sexuales, la vestimenta y el deporte. Para trabajar
este concepto, Gilles Lipovetsky se inspiró en la filosofía de Nietzsche.
“Toda
dimensión de la ligereza está asociada a la frivolidad, a la felicidad. Cuando
decimos que somos felices, que somos ligeros, hablamos de la ligereza de la
moda, de la consumación. Y por lo tanto, cuando hablamos de la juventud en la
sociedad, tienen cada vez más cosas ligeras: el smartphone, la tableta, la
desmaterialización. Globalmente, los jóvenes viven una vida falsa. Tienen
depresión, estrés, ansiedad”.
En cuanto
al mundo de lo femenino, también se ve trastocado por este afán por la
ligereza:
“Vivimos en
una sociedad donde las revistas, el cine, la publicidad le dan un valor a la
delgadez. La delgadez, en particular la femenina, es una imagen muy fuerte que
es interiorizada por las mujeres, evidentemente, entonces esta imagen exagerada
de la delgadez es muy pesada para llevar por las mujeres porque no se consigue
sola, y para conseguirla hay que hacer dieta, y la dieta, muy seguido, en un
80%, la abandonan, o no responden, tienen que privarse de comer, o sea, del
placer. Así que si tienen hambre, se culpabilizan, y ahora, tienen que comer.
Eso no es ligero”, aseveró el sociólogo y concluyó:
“Hoy en
día, la paradoja, es que lo ligero se ha vuelto pesado”.

De la ligereza está publicado por Anagrama.

Imagen:http://bit.ly/2bOnrrJ
            http://bit.ly/2c7SNO2
16AM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *