Conaculta recuerda la obra de la poeta Margarita Villaseñor

DISTRITO FEDERAL, México, 10/08/12, (N22/Conaculta).- 
 Margarita Villaseñor, fue una mujer de diferentes facetas en su persona, quien construyó una dualidad poderosa en su poesía, escribió Raúl Zendejas sobre una de las connotadas poetisas del siglo XX en México.

A un año de su fallecimiento, Conaculta recuerda, a la también ensayista, guionista, académica,  productora, y traductora Margarita Villaseñor quien murió a la edad de 77 años el 12 de agosto de 2011.

A la autora de las obras Poemas (1956); Tierra hermana (1958); Poemas cardinales (1962); La ciudad de cristal (1965); El rito cotidiano (1981) y De muerte natural (1984), se le calificó como viajera sin rumbo e intérprete de la vida, en cuyos poemas plasma los motivos del amor y desamor, características que la consagran en la literatura mexicana.

El trabajo de Villaseñor, respaldado por plumas como la de la mexicana Rosario Castellanos y la del español Pedro Garfias, llegó directamente al público y tuvo hallazgos importantes dentro del lenguaje sin renunciar a la experimentación, opinó Julián Robles escritor y amigo de la ganadora del Premio Festival de Manizales en 1970, en una entrevista con el INBA fechada el 2011. 

Ganadora del Premio Xavier Villaurrutia en 1981 por El rito cotidiano, en sus obras teatrales se incluyen La gesta de Juárez (1972); Apocalipsis 1910 (1973); El árbol de la vida (1973); Los sueños de Quevedo (1974); España (1974);  y Camino negro.

El escritor mexicano Enrique Serna, en octubre de 2011, publicó que para Villaseñor la vida, la literatura, el amor y la amistad amorosa eran los únicos temas que de verdad le importaban, y opinó que sus libros de poemas tienen a menudo la forma de un diario íntimo, en el que la ternura, la sensación de plenitud, la zozobra de la felicidad amenazada, alternan con el desencanto, la sombra del desamor y el horror a la soledad. 

En febrero de 2012, en el marco de la edición número 33 de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, se realizó una mesa redonda en su honor. Miguel Capistrán, Luis Palacios Hernández y Carlos Ulises Mata, coincidieron en que la dramaturga fue una figura envuelta en el misterio y una mujer “fuera de la norma y de la horma”. 

Villaseñor nació en la ciudad de México el 30 de abril de 1934. Fue licenciada en Letras Francesas por el Instituto Francés de América Latina (IFAL), maestra en Letras españolas por la Universidad de Guanajuato, doctora en Letras españolas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y doctora en Literaturas comparadas, por la Universidad de París. Fue colaboradora de periódicos y revistas como Excélsior, El Nacional, El Sol de México, y La Rana Sabia.

12MAG 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *