Se necesita una educación no sólo racional, sino emocional: UAM

Distrito Federal, 21/06/12, (N22/UAM).-    Las instituciones educativas de todos los niveles deben ocuparse de la formación del ser humano no sólo desde la perspectiva racional sino emocional del conocimiento, afirmó el maestro Luis Carlos Herrera Gutiérrez de Velasco, al dictar la conferencia “Conocimiento y sentimiento en la formación del ser humano”, en el marco del III Congreso Internacional Avances de las Mujeres en las Ciencias, las Humanidades y todas las Disciplinas, que se lleva a cabo en la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
El director de la División de Ciencias y Artes para el Diseño de la Unidad Azcapotzalco dijo que la formación de la sociedad y de quienes la conforman “requiere forzosamente” de trascender el conocimiento lógico formal y dar la importancia que merece “al sentimiento como forma de conocimiento” al que siempre se ve alejado y poco se atiende en las instituciones educativas.
El investigador afirmó que la educación de la sensibilidad en la cultura occidental se logra principalmente a través de la educación artística y de un contacto profundo del individuo con las diferentes manifestaciones culturales.
Sin embargo, “en la primaria, por ejemplo, ¿cuándo llevamos a los niños a observar un cuadro o los aproximamos a que gocen de la ópera? (al no hacerlo) estamos perdiendo esa sensibilidad que hace al ser humano más humano y que se va a reflejar en su conducta, en su forma de ver el mundo y de relacionarse con los demás.
Agregó que la educación del sentimiento se ha dejado a nivel del entretenimiento, en donde tienen mucho que ver los medios de comunicación, y poco se hace por ella, a pesar de que existen áreas del conocimiento, como las ciencias y artes para el diseño, “donde deberíamos tener mucho más interés en que el individuo se forme” con esta perspectiva.
Al citar a Susane Langer, expuso que la educación artística es la educación del sentimiento y la sociedad que la desatiende se abandona a la emoción amorfa, que nos da nada más para que consumamos o gustemos lo que quieren que gustemos. El mal arte conduce a la corrupción del sentimiento, importante factor de irracionalismo que explotan los dictadores y los demagogos.

Imagen: http://bit.ly/MNSoXt

12MAG 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *