Fernando Botero habla del arte mexicano previo a la apertura de su exposición en Bellas Artes

DISTRITO FEDERAL, México, (N22).-  
Fernando Botero, el maestro de los grandes volúmenes, de los matices suaves, de las escenas que transitan entre lo onírico y lo arquetípico, anunció este martes 27 de marzo los detalles de la magna muestra que presentará en el Palacio de Bellas Artes.
“Yo tengo una relación muy fuerte con México. Para mí es un gran honor estar en Bellas Artes presentando la exposición mas completa que he hecho en mi vida”, dijo el pintor en conferencia de prensa.
Fernando Botero: una celebración será abierta al público a partir del 29 de marzo y permanecerá en las diversas salas de Museo del Palacio de Bellas Artes hasta el 17 de junio.
El artista colombiano estuvo acompañado por Itzel Vargas, directora del Museo del Palacio de Bellas Artes, Alejandra Peña, subdirectora general de Patrimonio Artístico del INBA, así como su hija Lina Botero, curadora de la exposición.
Fernando Botero recordó que sus primeros cuadros se basaban en sus propias versiones de los carteles de la fiesta brava, en tiempos cuando en toda Latinoamérica se hablaba del muralismo mexicano, corriente que lo influyó de forma importante, sobre todo cuando vivió en México, en la colonia del Valle, y estudió los diversos movimientos pictóricos de nuestro país.
“Los mexicanos tuvieron en mi opinión un paralelismo y una influencia de la pintura italiana, cuando llega Diego Rivera y Orozco hacen suyos los trazos y le dan voz e imagen a los obreros y campesinos, haciendo uso de esa estética”.
Confesó estar convencido de que cuando uno hace una obra pretendiendo hacer arte uno se convierte en artista. “Para mí en la pintura siempre hay una exaltación de algún aspecto o detalle, en mi caso es el volumen”.
Mencionó que cada pintor tiene su propio sello de exaltación, y en ese caso, dijo,  su interés por el volumen siempre ha sido intuitivo, algo muy conectado con lo ancestral,  porque fue la estética  que distinguió a la pintura durante seis siglos.
“Dar en una superficie plana la ilusión de que existe un volumen y un espacio es algo que nos obsequiaron los pintores italianos y que hoy se nos hace muy normal pero fue una revolución en su tiempo. Toda esa serie de influencias que he asimilado ha tenido un desarrollo en mi ser  a lo largo de más de seis décadas”.
Confesó sentirse afortunado de que la fuerza principal que rige su existencia ha sido el trabajo. “Me he entregado siempre a la labor pictórica con pasión, yo veo las miradas del público sobre mi obra como una caricia, yo creo que la pintura habla por sí sola y en ella llego a expresarme siempre de forma más completa y directa con el mundo”.
Alejandra Peña infrmó que la exposición se compone por 177 piezas entre dibujo, escultura y pintura, la mayoría de estas piezas pertenecientes a la colección de Fernando Botero.
“Sin duda se trata de una de las muestras que ofrecerá una de las visiones más amplias sobre la obra de un artista que ha trascendido en la cultura contemporánea con gran fuerza”.
Para Lina Botero esta retrospectiva es una de las más grandes de la obra de su padre, abarcando desde la obra temprana, su desarrollo estilístico, los cuadros con base en la Colombia de su infancia, las obras dedicadas al tema de la religión, así como el dibujo y la técnica mixta.
“Hay un cuadro en esta exposición que se titula Mujer Llorando, realizado en acuarela y que fue uno de los primeros donde dio muestras de su interés con el volumen, además se incluye una serie dedicada al circo y sus posibilidades plásticas, así como naturalezas muertas y las corridas de toros, todas temáticas que lo apasionan”.
Y agregó: “Las últimas salas están dedicadas a las versiones, donde mi padre hace un homenaje pictórico a las obras famosas de los artistas que lo apasionan, así como Abu Garib”.
Itzel Vargas señaló que en el marco de esta muestra se han preparado diversas mesas redondas como “Historias de Botero” con diversos especialistas, una charla con Juan Carlos Botero, hijo del artista, además de visitas guiadas y una guía infantil.
“Estamos muy agradecidos con el maestro Botero por obsequiarnos la presencia de su obra a todos los mexicanos”.
Finalmente, Fernando Botero comentó que así como su serie dedicada a las injusticias de la cárcel de Abu Garib durante la invasión por parte de Estados Unidos a Irak, hay muchos temas pendientes en el contexto latinoamericano sobre los que desearía hacer una versión pictórica.
“Sin embargo hay tantas injusticias, tanta violencia, a veces escucho lo que pasa en mi propio país y en otras naciones, que resulta una lista interminable de temas. Creo que la primera responsabilidad de un artista plástico es pintar bien, después los temas van llegando de forma natural como un rompecabezas que va cobrando sentido”.
La exposición Fernando Botero: una celebración se presentará en el Museo del Palacio de Bellas Artes a partir del 29 de marzo y hasta el 17 de junio.

Foto: http://bit.ly/GW7k5W

12MAG 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *