Pistolar y All in, Sinatra fueron elegidas como acreedoras de este premio que entrega el sello Penguin Random House y Librerías Gandhi, trabajos que hacen énfasis en cuestiones de género y que combinan poesía y narrativa

Ciudad de México (N22/Karen Rivera).- Por primera vez en cuatro ediciones, el Premio Mauricio Achar/Literatura Random House, que otorga este grupo editorial y Librerías Gandhi, será entregado a dos escritores. Se trata de Iván Soto Camba, autor originario de Guadalajara, que fue seleccionado por su obra Pistolar y de Pedro Zavala Chaparro, autor de All in, Sinatra.

“La decisión del jurado en su momento cumple y va muy de la mano con el espíritu del premio, en el sentido de realmente crear y dar un espacio a estas nuevas voces a estos nuevos escritores que tienen la ilusión de contarnos unas historias, sus historias a través de los libros, la decisión fue sumamente complicada porque era para nosotros imposible poder decidir y quitar una de estas dos obras, entonces se tomó la decisión de hacer un esfuerzo y de duplicar el premio”, esto en palabras de Alberto Achar.

Por su parte la escritora Cristina Rivera Garza comentó que aquí “hay un trabajo que tiene un énfasis mucho más fuerte en cuestiones de género, de combinar poesía y narrativa:  Pistolar, que como lo dijo el autor y como lo dijimos nosotros en el acta, es más un artefacto narrativo que una novela en sí misma. Y en el caso de la segunda novela, lo que hay ahí es un ritmazo y una vertiginosidad impresionante, y un personaje muy bien construido que también tiene que estar muy conectado a problemas fundamentales de la época.”

El jurado estuvo integrado por los escritores Cristina Rivera Garza, Emiliano Monge y Fernanda Melchor; Jorge Lebedev, director de Ediciones Gandhi y Andrés Ramírez, director literario de Penguin Random House.

Pedro Zavala Chaparro comentó sentirse agradecido por esta distinción y sobre la obra presentada dijo: “el libro, la obra lleva por nombre All  in, Sinatra y es justamente sobre la vida, los últimos días de vida de un jugador de póquer de 64 años que decide darse ese lujo de vivir lo que se ha negado toda su vida por ser un académico dedicado a las letras, un especialista en Fitzgerald y que en cierto momento también siente ser el gran Gatsby y, por momentos, Frank Sinatra.”