Las señales de radar no permiten determinar si se trata de agua líquida pura o de rocas porosas infiltradas con agua

Imagen: Mars Express

Ciudad de México (N22/ Redacción).- Científicos italianos, adscritos a distintas universidades, descubrieron en Marte un  lago de agua líquida de 20 kilómetros de diámetro. Esta es la primera vez que se detecta una gran masa de agua líquida en el planeta rojo, lo que supone la posible existencia de vida.

La masa de agua fue detectada con el radar a bordo de la sonda europea Mars Express que sobrevoló una zona de unos 200 kilómetros de ancho del Planum Australe. Este instrumento envía señales de radio a la superficie del planeta. Parte de las ondas rebotan en las diferentes capas de terreno y, dependiendo de la intensidad con la que regresan, se puede saber la composición del subsuelo.

“Es muy difícil saber qué profundidad tiene el lago porque el agua absorbe las señales del radar, solo vemos su superficie, pero al menos hablamos de una profundidad de un metro”, explicó Roberto Orosei, científico del Instituto Nacional de Astrofísica de Italia y primer firmante del estudio, que se publicó la revista Science.

Orosei calcula que el lago contiene “al menos cientos de millones de metros cúbicos de agua líquida”. Sin embargo, las señales de radar no permiten determinar si se trata de agua líquida pura o de rocas porosas infiltradas con agua. “La única forma de responder esta pregunta es ir y perforar el hielo hasta el depósito”, un enorme reto tecnológico que cree posible con la tecnología actual.

Steve Clifford fue el primero en teorizar hace 30 años que podría haber lagos de agua líquida bajo los polos de Marte. Este hallazgo supone una sorpresa para el equipo científico de la misión Mars Express.

En la Tierra se conocen unos 400 lagos subglaciales similares. “Los lagos subglaciales en la Tierra, tanto de agua dulce como salada, albergan comunidades microbianas a pesar de su aislamiento de la atmósfera y su temperatura y oscuridad extremas. Esto muestra que la vida puede adaptarse a condiciones muy extremas, aunque las temperaturas en la masa de agua del polo sur marciano son mucho más bajas que cualquiera observada en lagos terrestres similares y también lo es su composición química”, de acuerdo con Anja Rutishauser, del equipo de la Universidad de Alberta que descubrió en abril pasado dos grandes lagos de agua salada bajo el ártico canadiense.