Arqueólogos descubren fosas de más de 2 mil 500 años en la CDMX

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.0.106″ background_layout=»light» text_font=»Georgia||||||||»]

Los objetos prehispánicos encontrados fueron sellos, instrumentos musicales, figurillas y utensilios para la cocina.

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=»3.0.106″ src=»http://noticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/07/inah.jpg» show_in_lightbox=»off» url_new_window=»off» use_overlay=»off» align=»center» always_center_on_mobile=»on» force_fullwidth=»off» show_bottom_space=»on» /][et_pb_text _builder_version=»3.0.106″ background_layout=»light» text_font=»Georgia||||||||» text_font_size=»12px»]

Imagen: INAH

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=»3.0.106″ background_layout=»light» text_font=»Georgia||||||||» text_font_size=»17px» text_line_height=»1.6em»]

Ciudad de México (N22/ Alberto Aranda). –  En un predio de 360 m² de la colonia La Otra Banda en la Ciudad de México, se inició un proyecto inmobiliario y el arquitecto José Juan Medina Garcés, preocupado por el patrimonio histórico del lugar, solicitó los permisos del INAH para iniciar la construcción y fue en ese momento en que se descubrió algo sin precedentes: un área que fue ocupada hace 2,700 años donde las mujeres desarrollaron actividades posiblemente relacionadas con los cuidados perinatales.

En las primeras excavaciones se encontraron objetos como botellas, platos, pero también restos de municiones de una batalla que en 1914 libraron carrancistas contra zapatistas. Los siguientes descubrimientos se saltan dos mil años, esto revela que el lugar fue abandonado aparentemente por la erupción del volcán del Xitle, la cual ocurrió entre 50 a.c. y 280 d.c.

Debajo de los cimientos del siglo XIX, se encontró un depósito prehispánico que corresponde a las faces cerámicas del preclásicos correspondientes a Ticomán y Zacatenco, con una cronología del 700 AC al 200 AC. “No tenemos evidencia de que haya existido en el predio algún otro asentamiento humano o actividad”.

Los objetos prehispánicos encontrados fueron sellos, instrumentos musicales, figurillas y utensilios para la cocina que rebelaron, no sólo la fecha, sino que se tenía contacto con Michoacán, Veracruz y Tabasco. La construcción contaba con fosas de 1 metro 30 para tres personas, que eran utilizadas como baños de vapor.

“Las navajas prehispánicas y las figuras embarazadas nos están hablando de una labor asociada principalmente a la mujer.  Creemos nosotros que ha de haber sido si no la chamana del lugar, la partera, la que se encargaba de realizar estas actividades”.

Los arqueólogos, encabezados por Antonio Balcorta Yépez y Montserrat Alavez Ortúzar, suponen que la aldea en donde estaba este descubrimiento es más grande y llegaba hasta Plaza Loreto.  Falta descubrir la ubicación del templo y el resto de los inmuebles que integraban este asentamiento.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]