Tras cinco años de ausencia la banda británica regresa con un álbum más sombrío: Tranquility Base Hotel & Casino

Ciudad de México (N22/Redacción).- Tranquility Base Hotel & Casino, constituye el regreso discográfico de la banda británica Arctic Monkeys. Constituye, también, su sexta producción de estudio. Considerados parte de la escena post punk revival, esta banda británica regresa tras casi cinco años de ausencia. Desde los primeros días de abril, el grupo de indie rock anunció la llegada de su nuevo álbum que estará a la venta a partir de mañana, 11 de mayo.

James Ford y Alex Turner (vocalista), estuvieron a cargo de la producción de este material que sigue la pista de AM (2013, su último disco y también el más vendido. Desde el pasado 5 de mayo Turner, Jamie Cook (guitarra), Matt Helders (batería) y Nick O’Malley (bajo), iniciaron la gira de promoción de esta nueva producción; aún no hay fecha para México.

La banda debutó en 2006, teniendo como referente a los Strokes, pero creando de manera rápida una identidad propia que reafirmaron desde el primer disco. Entre el pop y el rock, la banda de alguna manera marcó la entrada musical al nuevo siglo. Con esta nueva entrega, y como escribe Fernando Navarro para El País, profundizan “en esa nueva búsqueda de inocencia e integridad, aún con el tiempo en contra. Lo hace con el sonido más sombrío de la banda, dejando atrás el catálogo de riffs que les colocó en la línea del mejor rock británico […] es un sonido más crepuscular con el piano como elemento indispensable, pero también cósmico gracias a sus cuidados arreglos.”