Jill Magid gana el Premio Calder 2017

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

La pieza que hizo ganadora a Magid es “En espera de Alexander Calder”

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/01/jill-magid-2.jpg” show_in_lightbox=”on” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”] [/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen: Eve White Agency

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- La artista contemporánea Jill Magid ganó el Premio Calder 2017. El reconocimiento consta de $50 mil dólares en efectivo y la promesa de colocar una de las obras de la artista en alguna colección destacada.

Otra parte importante del premio es una residencia en la casa de Alexander  Calder en Roxbury, Conneticut. Magid dijo la medio digital artnet.com  que esta experiencia no sería como  la que tuvo al hospedarse en la casa y el estudio de Luis Barragán: “la casa y el estudio de Barragán ahora es un museo abierto al público,  la casa de Calder está exactamente como la dejó. Es como si saliera a buscar un cartón de leche y nunca volviera”.

La pieza que hizo ganadora a Magid es “En espera de Alexander Calder” basada en cinco de los móviles del escultor cuyas partes superiores e inferiores fueron misteriosamente diferentes a principios de la década de 1960. La obra se creó a pedido del Museo Whitney en respuesta a la exposición “Calder: hipermovilidad”.

Alexander Calder revolucionó la escultura en la década de 1930, introdujo materiales revolucionarios como cables y planchas de metal, nunca vistos hasta entonces. El Premio que lleva su nombre se creó en 2005 por las Fundaciones Calder y Scone; se otorga cada dos años a un artista vivo que haya “completado un trabajo ejemplar e innovador y que haya demostrado el potencial de hacer una contribución importante al campo”.

Entre los ganadores de años anteriores, Tara Donovan (2005), Zilvinas Kempinas (2007), Tomas Saraceno (2009), Rachel Harrison (2011), Darren Bader (2013) y Haroon Mirza (2015).

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *