Desvelada la causa del misterioso ‘cocoliztli’, el mal que diezmó a los indios americanos

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Un estudio con ADN antiguo cree haber identificado en la salmonela el patógeno que mató entre el 50% y el 90% de los indígenas tras la llegada de los españoles

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/01/cocoliztli.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- A mediados del siglo XVI, la población de indígenas de los territorios que hoy forman parte de Guatemala y México se redujo en 15 millones en un periodo de cinco años.  Además de los estragos que causaron las guerras y la explotación por parte de los españoles, la serie de brotes surgidos en 1545 y 1576 de esta enfermedad desconocida que no tenía nombre ni en español ni en náhuatl y a la que los mexicas llamaron cocoliztli (el mal o pestilencia, en español) mató entre el cincuenta y el noventa por ciento de los indios.

Ahora, un estudio con ADN antiguo cree haber identificado el patógeno que terminó con las vidas de esas personas: la salmonela. Una investigación, publicada el lunes en el diario científico Nature, Ecology and Evolution, identificó el agente patógeno de los restos mortales de decenas de personas enterradas bajo el yacimiento de Yucudaa-Teposcolula, en el estado de Oaxaca. La Yucudaa-Teposcolula es la única fosa de la que se tenía constancia histórica de que estaban enterrados indios muertos por causa del cocoliztli.

Los científicos a cargo de la investigación son del Instituto para la Ciencia de la Historia Humana Max Planck (MPI-SHH), en Alemania, de la Universidad de Harvard, de Estados Unidos y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En los dientes de los cadáveres de hace más de 500 años pudieron identificar restos de la bacteria Salmomella entérica.

Es la primera vez que este tipo de bacteria se considera como causa de una epidemia de estas magnitudes. Considerada como una de las primeras plagas del mundo, los escritos de la época dicen que la enfermedad provoca fiebres altas, dolores en el estómago, diarreas y hasta sangrado, lo que llevó a que sus víctimas fallecieran en cuestión de días.

Aunque otras variantes provocan la conocida salmonelosis, esta subespecie de la salmonela cuenta con diversos serotipos causantes de varias fiebres entéricas, siendo la tifoidea la más conocida. En conjunto, y según datos de la Organización Mundial de la Salud, de 2014, 21 millones de personas enfermaron de fiebres entéricas de las que 222 mil murieron. El serotipo detectado en los restos de Teposcolula es hoy muy raro y los pocos casos que se dan no son ni en América ni en Europa, sino en Asia y África.

Queda por resolver si, como sucedió con la viruela o la gripe, la fiebre entérica que casi acaba con los indígenas mexicanos la portaron los conquistadores españoles hasta América. “Con los datos que tenemos ahora no podemos saber genéticamente si nuestra S. enterica Paratyphi C vino de Europa o si ya existía en México antes de la llegada de los europeos”, mencionó Åshild Vågene, principal autora de la investigación.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *