Clarice Lispector: describir lo indescriptible

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Siruela publica en español la monumental biografía que Benjamin Moser ha escrito de una de las autoras más destacadas de la literatura del siglo XX

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2018/01/45855_19859_1.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”] [/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”16″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).-Por qué este mundo aborda todas las batallas personales de la escritora brasileña Clarice Lispector (Chechelnik, Ucrania, 1920-Río de Janeiro, Brasil, 1977) y la forma en que éstas se tradujeron en su obra. Benjamin Moser, columnista de The New York Times Review, es al autor de esta obra que según se ha dicho “se lee como una novela” y que se publica en español con la traducción de Virginia Sánchez-Andrade.

Aquí, Moser recupera el trabajo de Elisa Lispector, hermana de Clarice, para narrar los orígenes de la familia y recorre varios hechos como el incendio que provocó sin intención al quedarse dormida sin apagar un cigarrillo, en 1966, once años antes de morir. Moser, quien también ha traducido varias de sus novelas al inglés, escribe sobre esta mujer llena de contradicciones:

“Cuando murió en 1977, Clarice Lispector era una de las figuras míticas de Brasil, La Esfinge de Río de Janeiro, una mujer que fascinó a los hombres de su país casi desde la adolescencia. ‘Su visión me encantó’, recordaba el poeta Ferreira Gullar, de su primer encuentro. ‘Los ojos verdes almendrados, los pómulos marcados; parecía una loba, una loba fascinante… Pensé que si la volvía a ver, me enamoraría de ella sin remedio”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *