Gregor Schneider, pervertir el espacio cotidiano

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El artista alemán juega con la relación entre la casa y sus habitantes creando atmósferas inquietas y hostiles en un espacio entendido como lugar de protección y abrigo, en Kindergarten, exposición en el MUAC que este mes llega a su fin

 

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/07/GregorSchneider-webmuac.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen: MUAC

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Ana León).- Este mes, el 23 para ser exactos, Kindergarten, de Gregor Schneider, que se exhibe desde febrero en el Museo Universitario Arte Contemporáneo, llega a su fin. La exposición, curada por Virginia Roy y realizada en colaboración con el Instituto Goethe, ofrece una serie de elaboradas atmósferas diseñadas por el artista que proponen una versión alterada de la relación entre la casa y sus habitantes y entre el espacio público y el privado.

Gregor Schneider ha concentrado su obra en la deconstrucción, transformación y reinterpretación de una casa familiar a la que se mudó a los 16 años y que constituye el eje de su quehacer artístico. Schneider disecciona y transforma este espacio para erigir lugares inquietantes y temporales, que “desmonta” y lleva a galerías o museos. Casa u r (1985-presente) hace de espacios íntimos como una habitación o un baño, lugares hostiles, no habitables y, sobre todo, psicológicamente inquietantes. Habitaciones impecables alumbradas con una luz blanquecina en las que se cuela una especie de neblina, alteran la percepción de un lugar que se supone acogedor y de protección.

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/07/IMG_0078.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

El ejercicio de Schneider consiste en despojar los espacios de su función original y reclamar de la casa familiar, situada en Rheydt, Alemania, una “intimidad emocional e intelectual”, al mismo tiempo que reclama la renuncia de la objetividad de la construcción así como de su configuración, para sustituirla por la subjetividad de la ficción y la indeterminación. Kindergarten aborda también, por medio de videos el experimento que Schneider hizo con la casa del ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels en Odenkirchener Str. 202. La casa que se encontraba en la misma calle de la casa familiar fue comprada y habitada por el artista (Comer y Dormir, 2014) y finalmente destruida.

De la intimidad del interior la muestra nos traslada al exterior, con Playground, una serie de juegos infantiles en los que el artista, al igual que en la casa, altera su función original, o los despoja por completo de ella proponiendo una versión alternativa de lo cotidiano.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *