“En legítima defensa” o la justicia a medias tintas de México

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Cuando decidió tomar la defensa de Yakiri, Ana Katiria también empezó a sufrir en carne propia la discriminación y el maltrato por parte de jueces

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/06/anak.jpg” show_in_lightbox=”on” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”] [/et_pb_image][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Irma Gallo).- Una publicación en Facebook de José Luis Rubio, el desesperado padre de Yakiri Rubio, violada y acusada de asesinar a su violador, hizo que la abogada Ana Katiria Suárez se enterara de este caso y de inmediato se pusiera en contacto con el papá de la joven para ofrecerle sus servicios sin cobrarle un centavo. Después de pasar tres meses encarcelada y haber sido brutalmente golpeada en Santa Martha Acatitla, Yakiri fue absuelta del cargo de homicidio por legítima defensa.

“Vivimos en un país todavía muy alejado de tener conciencia de género, de respeto a las mujeres, con lo cual era muy probable, en un 99.9% de verdad lo que ella decía al haberse defendido de una agresión de carácter sexual de la que ninguna estamos exentas todos los días en esta ciudad, y en muchas otras del país, que nos ocurra lo mismo. Cuando la vi corroboré mi instinto: se veía tan menudita, tan chiquita, tan golpeada, tan lastimada, que no dudé un segundo en decirle que le juraba por mi vida que la iba a sacar de ahí”, comentó Ana Katiria Suárez, abogada defensora de Yakiri Rubio.

Pero cuando decidió tomar la defensa de Yakiri, Ana Katiria también empezó a sufrir en carne propia la discriminación y el maltrato por parte de jueces, ministerios públicos y demás funcionarios encargados de impartir justicia. Todo esto es parte del libro En legítima defensa (Grijalbo,2017).

“¿A cuántas no les ha pasado? empresarias, contadoras, abogadas, que llegas a trabajar y te hacen un comentario fuera de contexto sobre tu apariencia, sobre tu estado civil sobre lo que sea, que está fuera de lugar, esta no fue la excepción. Nadie se ha atrevido a hacer una sola resolución con perspectiva de género, o reconociendo la violación de Yaki. Por eso digo en el libro que es una justicia a medias tintas: timorata, poquitera, chiquita, atole con el dedo: “toma, te reconozco tu legítima defensa, pero por la puñalada en el brazo, por haberte violado no tenías derecho a defenderte”.

Ana Katiria Suárez ha sufrido dos atentados contra su vida, así como amenazas por redes sociales, pero continúa trabajando en el caso de Yakiri hasta que se reconozca la violación de la que fue víctima. En legítima defensa se presenta el 5 de julio a las 19:00 horas en el Claustro de Sor Juana.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *