Refugiados sirios podrían reconstruir el cultural histórico de su país

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Desde que estalló la guerra civil en Siria durante el año 2011, gran parte del patrimonio cultural del país ha sido objeto de ataques

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/06/pami.jpg” show_in_lightbox=”on” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imagen: NetzNews

[/et_pb_text][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- El Fondo Mundial de Monumentos (WMF por sus siglas en inglés) puso en marcha un programa, con presupuesto de 500 mil euros, para que los refugiados que viven en Zaatari (el segundo campo de refugiados más grande del mundo) en la frontera sirio-jordana, aprendan mampostería.

El objetivo es que los habitantes del campo desarrollen habilidades para reconstruir el patrimonio cultural que ha sido destruido o dañado durante el conflicto en Siria.

Los organizadores del curso tienen la esperanza de reclutar estudiantes jordanos para aliviar presiones ejercidas sobre la comunidad local por el volumen de personas que huyen de la guerra

El proyecto se desarrolla en colaboración con Petra National Trust, una organización jordana sin fines de lucro cuya misión es promover la protección y conservación del patrimonio de la humanidad en Petra.

“Cuando el polvo se asiente, una de las cosas que detendrán la rehabilitación será la escasez de capital humano, debido a que muchas personas han huido y, además, hay un gran déficit de habilidades”, aseguró John Darlington, director ejecutivo del Fondo Mundial de Monumentos en Gran Bretaña.

Se estima que hay 80 mil refugiados que viven en el campo de Zaatari y otros 80 mil que viven en las ciudades vecinas. Los reclutadores piensan que, aunque es demasiado pronto para decir cuánto durará el proyecto, comenzarán con 34 personas.

“Buscamos a trabajadores que vivan en la comunidad, no queremos llevar a expertos que después de un tiempo se irán. La idea es capacitar a las personas que se convertirán en formadores”.

Desde que estalló la guerra civil en Siria durante el año 2011, gran parte del patrimonio cultural del país ha sido objeto de ataques, especialmente en las ciudades de Palmira y Alepo, donde los edificios históricos han sido dañados o destruidos.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *