Editores islandeses queman libros no vendidos en 24 horas

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Imprimen tirajes de 69 libros en noches de luna llena; al amanecer, los libros que no son vendidos arden hasta desaparecer

[/et_pb_text][et_pb_image admin_label=”Imagen” src=”http://testnoticias.canal22.org.mx/wp-content/uploads/2017/06/libros-quemados.jpg” show_in_lightbox=”off” url_new_window=”off” use_overlay=”off” animation=”left” sticky=”off” align=”center” force_fullwidth=”off” always_center_on_mobile=”on” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid” /][et_pb_text admin_label=”Texto” background_layout=”light” text_orientation=”left” text_font=”Georgia||||” text_font_size=”17″ text_text_color=”#000000″ text_line_height=”1.6em” use_border_color=”off” border_color=”#ffffff” border_style=”solid”]

Ciudad de México (N22/Redacción).- El diario británico The Guardian, dio a conocer la historia de una pequeña editorial islandesa que desafía el modelo convencional de la industria editorial: queman los libros que no se venden en 24 horas, esto como un “acto poético”.

Estos excéntricos editores cuyo sello responde al nombre de Tunglið, señalan que la forma en que se publica es tan importante como lo que se publica. Sólo imprimen tirajes de 69 libros en noches de luna llena, los lectores interesados deben comprar los libros esa misma noche ya que el editor quema, esa misma noche, las copias no vendidas: “por una noche el libro y su autor están completamente vivos y luego, a la mañana siguiente, todo el mundo puede continuar con sus vidas.

Las mentes detrás de este proyecto son Dagur Hjartarson y el artista Ragnar Helgi Ólafsson, relataron al diario que este proyecto inició tres años atrás, cuando ambos discutían cómo publicar algunos textos inéditos. Al tomar la decisión de “hacer aparecer” dichos textos, también buscaron cómo “hacerlos desaparecer”.

Esta “doble identidad” editorial no aspira a convertirse en un modelo de negocio ya que no toman en serio el modelo establecido. Ambos editores definen todo el hecho como un “acto poético, no político”, y que tiene que ver con la política del libro en sí; sin hacer ninguna referencia a actos de censura.

Los libros en los que se concentran los clasifican como “no convencionales” y “difíciles de clasificar”, como el Cuban Diary de Óskar Árni Oskarsson, de 1983, o Letters from Bhutan, de Ólafsson. Los editores aman y odian que los libros se esfuercen por permanecer, el proyecto es entonces una forma de reconciliarse con esto. “Escribir un libro es, para algunos autores, una intento de buscar la inmortalidad. Tunglið salva a sus autores de esta ilusión.”

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *